Navidad

12 consejos para celebrar las Navidades sin kilos extras

La Navidad es una época muy difícil para mantener nuestro peso ideal. Las comilonas se multiplican y es complicado no caer en la tentación. Lograr mantener nuestro peso entre tanto exceso no es fácil, pero hay diversas precauciones que podemos tomar para no acabar con más peso que de costumbre, sin la necesidad de renunciar a los principales banquetes. Desde VALENCLINIC os damos unos sencillos consejos para ayudaros:

1. Empezar el día haciendo ejercicio
Hacer ejercicio nada más levantarnos no sólo nos ayuda a reducir el sedentarismo. Según estudios publicados, reduce nuestro apetito el resto del día. Basta con 45 minutos de ejercicio matutino para que nuestra inclinación por la comida disminuya.

2. Pesarnos 2 veces a la semana
Uno de los problemas de la Navidad es que solemos descontrolarnos, pasando por alto nuestros hábitos alimenticios, y renunciamos a saber cuánto peso estamos ganando hasta después de Reyes. Lo mejor para evitarlo es pesarse un par de veces por semana, con el objetivo de asegurarnos de que nuestro peso no se está descontrolando.

3. No picar entre horas
Durante estas fechas es importante saber decir que no a ciertas tentaciones. Si quieres comer desahogadamente en las fiestas, lo mejor es evitar atracciones como bombones o el roscón de Reyes sobrante. Mejor guardar fuerzas para las comidas realmente importantes.

4. Evitar ir a los banquetes en ayunas
Una de las prácticas más habituales de las personas que tratan de no ganar peso durante la Navidad consiste en reservarse para las cenas o comidas, comiendo lo mínimo el resto del día. No es una buena idea. Si llegas a la cena de Nochebuena con un hambre espantoso lo más probable es que acabes comiendo mucho más de lo que deberías. Y es que es muy fácil perder el control frente a una mesa repleta de manjares.

5. Apostar por las verduras y platos al horno
Si te toca ser el anfitrión de una cena o comida de Navidad tienes una parte positiva, y es que puedes escoger el menú. No todos los banquetes navideños tienen que ser hipercalóricos. Lo importante es deshacerse de la mentalidad de que las comidas de Navidad tienen que ser a la fuerza muy abundantes. Es mejor plantearse antes de empezar cuál va a ser el menú y seleccionar qué no queremos perdernos. Una vez en la mesa, lo mejor es centrarse en el plato que más nos gusta, tomando menos del resto siendo muy cuidadosos con los entrantes y los postres.

6. Sí al marisco
Muchas de las comidas que realizamos en estas fechas están basadas en el marisco. Estos alimentos bajos en calorías son de gran ayuda para poder disfrutar de los banquetes sin tener que aumentar necesariamente de talla. Sería ideal que nuestras comidas pueden constar de un primer plato de marisco, ayudando a llevar una dieta saludable y deliciosa.

7. El pavo como mejor aliado
El segundo plato suele ser uno de los que más calorías contiene, por este motivo te recomendamos que te alejes de los fritos, rebozados o empanados.
Igualmente, no hay que abusar de la carne de cerdo o de cordero. Puedes cambiar estas carnes por el pavo, que contiene menos calorías y menos grasas.

8. Cuidado con los postres
Uno de los grandes problemas de las comidas navideñas se nos presenta a la hora del postre. Ese momento en el que la mesa se llena de turrones, barquillos, mazapanes, polvorones y todo tipo de dulces. Una opción es consumir turrones light, sin azúcar. Aunque en estos productos light la sacarosa o el azúcar blanco está sustituida por la fructosa, ésta es prácticamente igual de calórica aunque, al menos, es más alimenticia. Respecto a los dulces navideños, lo mejor es evitarlos por completo.

9. Comer despacio
No es ningún secreto: comer rápido, además de ser poco saludable, nos lleva a comer más. En las cenas y comidas navideñas se suele comer especialmente rápido, pues hay mucha comida, y los platos se suceden muy rápidamente. Concentrarse en comer despacio es la mejor manera de controlar lo que comemos y evitar empachos.

10. Atención a lo que bebemos
La bebida es uno de los grandes peligros de estas fiestas. El alcohol es la mayor fuente de calorías, pero también son peligrosos los refrescos, cuyo consumo se dispara en navidades. Evitar el consumo de alcohol por completo es difícil, pero si no quieres engordar lo mejor es que tengas cuidado. Y ante todo no olvidemos el agua. Se puede disfrutar de las comidas bebiendo agua y reservar el champán o el cava para el brindis.

11. Renunciar a la comida sobrante
En Navidad siempre sobra comida que se reparte después para que todos los familiares puedan repetir al día siguiente. Si no quieres ganar peso lo mejor es que no entres en el reparto. Si sobra mucho lo más probable es que vuelvas a tener una comilona al día siguiente, y eso es precisamente lo que debemos evitar.

12. Compensar los excesos
No es necesario renunciar a las grandes comidas navideñas para mantener nuestro peso, pero es necesario compensar éstas con una dieta ajustada en los días sin eventos. Lo ideal es apostar por las verduras, las ensaladas y la carne y el pescado a la plancha. Si eres estricto, aunque abras la mano en las grandes comidas, no sólo mantendrás tu peso, quizás incluso logres perder unos kilos.