revision gine

Revisiones Gineocológicas.

En la actualidad algunas mujeres no acuden a sus revisiones periódicas con el ginecólogo porque no quieren pasar por una situación que creen incómoda.

Las revisiones ginecológicas son muy importantes para nuestra salud ya que pueden evitarnos o diagnosticar muy inicialmente muchas enfermedades e incluso salvarnos la vida. Una revisión a tiempo puede evitar que padezcamos algunas enfermedades como el cáncer y todos los sufrimientos que a ella la rodean. Así que deja a un lado tu vergüenza porque al fin y al cabo, el ginecólogo es un especialista médico más.

Muchas de vosotras os preguntaréis:

-¿Cuál es la edad de inicio de la primera revisión ginecológica? Normalmente las primeras revisiones ginecológicas se suelen realizar con el inicio de una vida sexual activa y a partir de ese momento continuar las revisiones durante toda la vida. No importa la edad que se tenga, ya que nunca se es demasiado joven para acudir al ginecólogo ni demasiado mayor.

-¿Cada cuánto tiempo es recomendable ir a la consulta del ginecólogo? Esto dependerá de cada mujer y de los factores de riesgo que presente su historial clínico y familiar. Al igual que acudimos al dentista anualmente, lo ideal es acudir al ginecólogo una vez al año por eso os recomendamos que si la sanidad pública no cubre este servicio y te puedes permitir acudir a la medicina privada, no lo dudes porque lo que está en juego es tu salud!

Si el examen ginecológico es correcto podrás olvidarte durante un año, y si se detecta cualquier cambio, se procede a un examen más exhaustivo pero con la seguridad de actuar a tiempo. Tú mejor que nadie sabes entender las señales de tu cuerpo, si observas algún cambio tanto en la cantidad o duración de la menstruación o en el fluyo vaginal, algún bulto o dolor en la mama, acude directamente a tu ginecólogo sin tener que esperar a tu próxima revisión.

Los ginecólogos somos consientes que no pasáis un momento agradable mientras os hacemos la exploración, pero recuerda que una revisión rutinaria no duele, solo dura un momento, te quedarás más tranquila y evitarás situaciones mucho peores.
En definitiva, hay que hacerse revisiones periódicas porque es la única manera de prevenir enfermedades como el cáncer. No es algo cómodo tanto físico como psicológicamente pero si es importante hacerlo, así que si aún no has ido no lo dudes y ánimo, porque la diferencia entre la salud y una larga y penosa enfermedad se encuentra únicamente en vencer un momento de pudor.

tos

¿Qué alimentos nos pueden ayudar a calmar la tos?

BLOG. Muchos nos preguntáis estas semanas por remedios para calmar esa tos tan frecuente en los meses de frío debida, sobre todo, a los procesos gripales. Os mostramos una lista de alimentos y líquidos que pueden influir positivamente sobre los síntomas de ciertas patologías respiratorias aliviando la tos seca e irritación de garganta y favoreciendo la expulsión de mocos.

Veamos, pues, alimentos y nutrientes que nos ayuden contra la tos:

-Verduras: La cebolla, el cebollino, la cebolleta, el puerro, el ajo, el repollo, la coliflor, el brécol, la berza, las coles de Bruselas o el nabo contienen compuestos azufrados que influyen positivamente sobre los síntomas de las enfermedades respiratorias gracias a su efecto mucolítico y de fluidificación del moco, favoreciendo su expulsión.

-Alimentos ricos en vitamina A: La yema de huevo y vegetales como la zanahoria, la calabaza, el melocotón, el albaricoque o las espinacas contienen esta vitamina A necesaria para el mantenimiento de la piel y las mucosas, como las que recubren las vías respiratorias.

-Cítricos: Frutas como las fresas, grosellas, cítricos, kiwi… y verduras como el pimiento, la col, nabo, rábano, brécol, patatas y perejil crudo ayudan al sistema inmunitario y a proteger las mucosas gracias a sus propiedades de efecto antioxidante y de formación de colágeno.

-Pescado azul: Es importante por su efecto antiinflamatorio que también se refleja sobre las mucosas de las vías respiratorias. Este tipo de ácidos grasos se pueden adquirir con un consumo regular de pescado azul y de nueces.

-Jengibre: Con un sabor característico y picante, destaca el gingerol que es el que le otorga las propiedades antisépticas. Una buena forma de tomarlo es en forma de infusión mezclado con miel y limón.

-Miel. Ejerce efecto suavizante sobre la mucosa de la faringe y alivia la irritación de garganta.

-Más agua: Se aconseja tomar un mínimo  de 1,5-2 litros en forma de agua, infusiones, licuados y caldos para ayudar a facilitar la fluidificación y expulsión del moco.

-Menos lácteos: Se recomienda moderar el consumo de lácteos durante el proceso gripal por su influencia en el aumento de la producción de moco.