dia bicicleta 2

Pautas para una buena salud cardiovascular

Con motivo del Día Mundial de la Bicicleta desde Valenclinic queremos recordar la importancia del ejercicio físico moderado junto con otras sencillas pautas para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares en el futuro. Porque la prevención es la asignatura pendiente de la salud cardiovascular.

 Y es que las enfermedades cardiovasculares son la 1ª causa de mortalidad en el mundo, superando cualquier tipo de cáncer y otras dolencias. Por lo general, no producen síntomas hasta que ya es demasiado tarde y se llega a producir un infarto o angina de pecho.

 Además del ejercicio físico es muy importante para evitar futuros problemas del corazón:

 - Llevar una dieta sana y equilibrada

- Vigilar el colesterol

- Mantener un peso óptimo

- Limitar el alcohol

- Dejar de fumar

- Controlar la tensión arterial

- Realizar actividades de ocio y reducir el estrés

- Hacerse revisiones médicas de forma periódica

Si deseas más información en relación a la salud del corazón, en Valenclinic contamos con un Servicio de Cardiología Integral con preparación específica para patologías cardiovasculares. Además, somos especialistas en Cardiología Deportiva y disponemos de tecnología de última generación para realizar todo tipo de diagnósticos y pruebas.

sol-primavera-web

Cuidado con el sol de la primavera

Aprovechando los primeros rayos de sol de esta primavera, no tardamos en ponernos el bañador para empezar a coger el moreno. Pero no debemos olvidar que exponerse a la radiación solar conlleva unos riesgos para nuestra salud y, aunque nos pueda parecer que no hace mucho calor, los rayos inciden de igual forma sobre nuestra piel. Debemos, por tanto, recordar estos consejos básicos:

1. Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos solares son más fuertes y perjudiciales entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde. Además,  es adecuado hidratar la piel después de la jornada, con una crema refrescante y calmante.

2. Utilizar fotoprotectores que nos protejan frente a la radiación UVA y UVB. Dependiendo de nuestro fenotipo, debemos aplicarte un fotoprotector con uno u otro factor de protección, pero este deberá ser como mínimo de 30. Y no olvidemos proteger zonas tan delicadas como orejas, hombros y empeines.

3. Proteger nuestro cuerpo con la ropa adecuada. Los colores oscuros generalmente protegen mejor del sol que los claros, y los tejidos tupidos son más aconsejables que los más holgados. También es recomendable evitar el uso de fragancias y desodorantes, ya que pueden producir alergias.

4. Usar gafas de sol para evitar daños oculares. Deben tener una protección del 100% frente a los rayos UV, y el certificado de haber superado todos los controles de la Unión Europea.

5. Proteger especialmente a los niños del sol. Antes de los tres años, no es recomendable que los más pequeños estén expuestos directamente al sol. Debemos aplicarles a menudo protección solar y protegerlos de la radiación con las prendas adecuadas.

6. Limitar el uso de las cabinas de bronceado artificial. La mayoría de los dermatólogos y organizaciones de la salud desaconsejan el uso de camas bronceadoras o lámparas de sol, pues emiten rayos UVA.

7. Consultar los índices ultravioleta e infrarrojos antes de la exposición al sol. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) pone a disposición los datos, que ayudan a planificar las actividades al aire libre y a evitar la exposición en aquellos días en que la radiación sea más perjudicial.

8. Cuidado al aire libre vayas donde vayas. Hay que recordar que las radiaciones solares se reflejan también en nieve (+80%), arena (+25%), agua o hierba (+10%), lo que provoca que aumenten sus efectos al incidir directamente sobre la piel. La radiación también aumenta con la altura, como en entornos de montaña.

9. Observa de cerca tu piel. Debemos realizar una autoexploración de nuestro cuerpo cada uno o dos meses y prestar atención a cinco signos, conocidos como criterios ABCDE: Asimetría, Bordes irregulares, Color no homogéneo (que puede variar del marrón al negro o al azul o blanco), Diámetro (superior a seis milímetros) y Evolución en el tiempo.

10. Acudir al dermatólogo periódicamente. Si en nuestras autoexploraciones observamos lesiones pigmentadas sospechosas, ya sean nuevas o antiguas, debemos concertar periódicamente una cita con el dermatólogo para nos inspeccione la piel.

beneficios-primavera

5 beneficios para la salud de la Primavera

La primavera nos cambia a todos el estado de ánimo. De la tristeza pasamos a la alegría casi como por casualidad. Esto se debe a que durante el otoño e invierno las personas desarrollamos síntomas de depresión debido a la caída de los níveles de serotonina en el cerebro ocasionada por los bajos niveles de luz. Por ello, con los primeros rayos de sol que nos trae la primavera la situación mejora.

Porque el cambio de ánimo es uno de los beneficios más notables para la salud, pero afortunadamente no es el único. Veamos a continuación, 5 beneficios importantes que la llegada de la primavera aporta a nuestro organismo y porque esto es así:

 1. Hacemos más ejercicio y tomamos menos calorías

 La primavera nos induce a pasar más tiempo al aire libre, realizar ejercicio e ingerir menos calorías, lo que permite aumentar las opciones para bajar de peso.

 2. Recibimos más vitamina D

 Los rayos de sol son una gran fuente de vitamina D, que al ser absorbida por el organismo contribuye a mejorar el funcionamiento del sistema nervioso y a mantener sanos los huesos.

 3. Incorporamos más nutrientes a la dieta

 En primavera, las frutas y verduras de temporada proporcionan una mayor cantidade de antioxidantes que ayudan a combatir el cáncer. Por ejemplo, una taza de fresas contiene más de 100mg de vitamina C.

 4. Se mejora la visibilidad en el día a día

 La luz de los días de primavera favorece que la visión sea mejor, lo que contribuye a evitar accidentes de todo tipo, siendo especialmente destacables los automovilísticos que tantos daños ocasionan.

 5. Mejora la calidad de nuestra piel

Con la primavera se va el frío y los fuertes vientos que son causantes de la piel seca y la deshidratación del cabello. Los rayos de sol son buenos para nuestra piel pero también es importante destacar que debemos utilizar una crema con factor de protección solar diariamente.

Y es que, sin duda, debemos aprovechar la llegada de la primavera y realizar más actividades al aire libre ya que, como hemos visto, hacerlo nos garantiza una mejor salud mental y bienestar físico.