hifu_rejuvenecimient

VALENCLINIC incorpora una máquina HIFU, Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad para el rejuvenecimiento facial y corporal sin cirugía

VALENCLINIC ya dispone de una de las novedades más interesantes en el mercado de la aparatología médico-estética. Hemos incorporado a los servicios de Medicina Estética una máquina de última tecnología denominada HIFU (High-Intensity Focused Ultrasound) para realizar tratamientos no quirúrgicos para el rejuvenecimiento de la piel de la cara y el cuerpo mediante la focalización de la energía ultrasónica.

Una nueva tecnología que se perfila actualmente como una de las más eficientes en aplicaciones médico-estéticas. Y es que, siendo la cara la parte más visible de nuestro cuerpo, los pacientes reclaman tratamientos estéticos faciales para disminuir las arrugas, mejorar la calidad de la piel y disimular el paso del tiempo.

Ventajas:

Los tratamientos HIFU en el rostro permiten:

-       Elevar las cejas y los pómulos

-       Corregir la flacidez del cuello

-       Reducir el pliegue entre la nariz y las comisuras de los labios

-       Disminuir las arrugas alrededor de los ojos y de los labios,

-       Mejorar el tono de la piel

-       Disminuir los poros

-       Marcar el óvalo facial,


En el cuerpo, HIFU es el mejor activo para:

-       Combatir la flacidez, especialmente en los brazos y la parte superior de las piernas

-       Suavizar las arrugas del escote


Además, una de las grandes ventajas de este tratamiento es que regenera el tejido estimulando el colágeno de forma natural. La focalización selectiva de la energía ultrasónica que emplea este sistema alcanza la temperatura y la profundidad óptima de calentamiento de la piel, lo que estimula la producción propia de colágeno al alcanzar las capas más profundas sin dañar ningún tejido.

¿Cómo se realiza el tratamiento? 

El tratamiento no deja cicatrices y se puede realizar en cualquier época del año.

La sesión dura entre 30 y 60 minutos y, en el caso de que sea necesario, se puede repetir a los dos meses. Los resultados son visibles tras la primera sesión y durarán alrededor de un año y medio.

Para realizar el tratamiento HIFU se utiliza una crema anestésica y los posibles efectos secundarios son únicamente el enrojecimiento de la piel y una ligera inflamación o sensación de hormigueo. Además, no es necesario que el paciente abandone sus actividades cotidianas y este tratamiento tampoco requiere ningún cuidado especial posterior.

web

Los 7 signos del envejecimiento

¿Estás preocupado por la edad y el paso del tiempo? ¿Notas cambios en tu cuerpo y, especialmente, en tu cara? Veamos pues, a continuación, los signos que reflejan el paso del tiempo en nuestros cuerpos y rostros con el fin de poder actuar e intentar ponerles remedio.

Y es que no sólo las arrugas son signo de envejecimiento. Los cambios en la piel, sobretodo la del rostro, nos hacen parecer mayores de lo que realmente somos. Estos signos se hacen visibles a partir de los 35 años, y por ello hay que tratarlos con anterioridad.

Según la Academia Americana de Dermatología, hay 2 tipos de envejecimiento: el interno y externo. El primero, también llamado proceso de envejecimiento natural, comienza alrededor de los 25 años. La piel pierde colágeno y elastina. Si bien el proceso comienza a esta edad, los signos en el rostro se observan varios años después. El envejecimiento externo, por su parte, es causado por factores ambientales que aceleran el proceso.

¿Cuáles son los signos del envejecimiento ?

1. Arrugas y líneas de expresión: La gravedad de las arrugas de la piel varía con factores como la exposición solar, el tabaco o la herencia genética. Las líneas de expresión, por otra parte, son resultado de acciones repetitivas, y son más visibles alrededor de la boca y los ojos.

2. Textura de la piel no uniforme: con el simple paso del tiempo la piel se afina, se vuelve más frágil, perdiendo gradualmente su elasticidad y su aspecto uniforme.

3. Pigmentación desigual: con los años disminuye la producción del pigmento natural de la piel, la melanina.

4. Falta de luminosidad: la pérdida de la luminosidad significativa en la piel del rostro se debe fundamentalmente a la disminución de la actividad hormonal en las mujeres a partir de los 40 años.

5. Poros visibles: el poro es la apertura por donde sale el pelo que crece. Cada pelo tiene una glándula sebácea que produce el sebo que necesita la piel para estar lubricada. Después de los 40 años los poros se hacen más visibles sobre el rostro, lo que tiene un impacto estético negativo en las mujeres.

6. Manchas de la edad: aparecen manchas oscuras sobre la piel como consecuencia de la exposición solar. Lo que se conoce como fotoenvejecimiento.

7. Sequedad y tirantez de la piel: la piel se deshidrata y se torna seca y rugosa. La suavidad de la piel está directamente relacionada con la presencia de agua. Para proteger a la piel de la pérdida de agua, las glándulas sebáceas producen una sustancia aceitosa llamada sebo. Con los años, decrece la producción de éste, y ello sumado las condiciones ambientales, hacen que la piel pierda agua y se torne más seca y tirante.