child-1850153_1920

¿Cómo prevenir la otitis en verano?

La otitis que aparece en verano está directamente relacionada con la humedad, el calor y el agua, tanto el de las piscinas como el agua de mar. Y es que la combinación agua-calor-humedad es el entorno idóneo para la aparición de bacterias u hongos que pueden afectar a la flora de la piel que recubre el conducto auditivo externo.

Los niños y adolescentes son los mayores afectados por las otitis en verano ya que ellos son los que pasan gran parte del tiempo metidos en el agua. Sin embargo, podemos afirmar que 3 de cada 10 españoles sufre otitis en verano.

Además de secarnos bien la humedad de los oídos tras el baño, debemos evitar que se acumule cera. Emplear tapones para la playa y la piscina son las mejores maneras de prevenir la otitis por esta causa. Es necesario elegirlos a medida para que se ajusten bien.

 En relación a los oídos, también se aconseja evitar los bastoncillos de oídos, ya que pueden provocarnos tapones. El oído tiene un sistema natural de limpieza que se ve afectado por el uso de bastoncillos.

Deberíamos elegir mínimamente bien dónde darnos un chapuzón, ya que bañarse en piscinas, playas o ríos en los que el agua esté muy sucia puede provocarnos una infección auditiva. Es importante observar el estado del agua antes de lanzarnos a nadar.

Continuando con el baño, otra medida de prevención es evitar lanzarse al agua de golpe siendo mejor entrar poco a poco, ya que si nos lanzamos de golpe tenemos más posibilidades de que nos entre agua en los oídos.

Hemos de beber mucho agua. La deshidratación puede provocar la aparición de acúfenos o ruidos en los oídos, por eso, es muy importante beber agua frecuentemente.

El aire acondicionado es otro enemigo de nuestros oídos, ya que reseca el ambiente y crea un clima frío que afecta a nuestros oídos. Debemos evitar las exposiciones prolongadas y directas.

Los cambios de presión también son los causantes de muchas molestias auditivas. Los cambios de presión durante los vuelos son causas frecuentes de la otitis y los problemas auditivos. Es recomendable evitar dormirse en el aterrizaje y el despegue. Podemos bostezar, mascar chicle o un caramelo para destaponar los oídos.

Finalmente, si notamos síntomas o molestias en los oídos hemos de acudir al médico. No debemos esperar, hay que acudir al médico para que una posible infección de oído no vaya a más.

hidratación

La importancia de la hidratación y nutrición en verano

La hidratación, el ingerir la cantidad adecuada de líquido diario, además de saciar la sed, regula el buen funcionamiento de las células, favorece el transporte de nutrientes, mejora la lubricación de las articulaciones y ayuda a mantener la temperatura corporal.

Cada individuo tiene unas necesidades de hidratación en función de la edad, el sexo, el metabolismo, el nivel de actividad física y las condiciones ambientales. Además, estas necesidades aumentan en ciertos grupos de población como los ancianos, los niños o los deportistas.

1 Es necesario beber antes de tener sed. Sólo con que el cuerpo pierda el 1% de líquidos aparece la sensación de sed; si esta pérdida es del 2%, se reduce el rendimiento y la resistencia y a partir del 5% se puede producir una aceleración del ritmo cardíaco, apatía, vómitos y espasmos musculares.

2 En verano es necesario acompañar los cambios del organismo con una alimentación acorde para adaptarse a las altas temperaturas. Y es que la sudoración, principal mecanismo de defensa que el cuerpo pone en marcha contra la elevación de la temperatura corporal, implica no sólo una pérdida de agua, sino que también se pierden sales minerales como sodio, potasio y magnesio fundamentales para un funcionamiento corporal equilibrado.

3 Se recomienda incluir el mayor número de bebidas posible para favorecer la ingesta total de líquidos. Además de agua, se recomienda consumir infusiones, refrescos, jugos y lácteos, entre otras. Esto puede ayudar a alcanzar la cantidad de líquido diaria necesaria.

4 La hidratación debe ser acompañada del consumo de verduras que aporten este requerimiento adicional de sales minerales y nutrientes. Las posibilidades de combinación de las distintas verduras para elaborar ensaladas son ilimitadas y se convierten en la mejor opción para un almuerzo rápido, fresco, nutritivo y liviano en los días de mucho calor.

5 Lo ideal es agregar a la dieta frutas jugosas como la sandía, el melón, la naranja o las uvas. En tiempos de calor la fruta es siempre el mejor postre, conteniendo, por ejemplo, el plátano importantes cantidades de potasio y siendo los cítricos una excelente fuente de magnesio.

6 En el caso de los deportistas es fundamental una correcta hidratación tanto antes como después del ejercicio. Durante el ejercicio físico puede desaparecer la sensación de sed, pero esto no significa que el organismo esté hidratado. La falta de líquidos puede aumentar la fatiga, disminuir el rendimiento, o provocar un golpe de calor

7 Las bebidas alcohólicas, aún de baja graduación, no son la mejor opción para lograr una buena hidratación. El alcohol tiene efecto diurético, razón por la cual aumenta la pérdida de agua por orina.

8 Hay que evitar los fritos en las dietas en días calurosos. Y es que los fritos o preparaciones muy grasas son de digestión muy lenta y pueden resultar pesados, especialmente en días de mucho calor. Lo mejor es evitarlos para lograr una digestión rápida y evadir malestares.

shutterstock_409492045 2

10 consejos para sobrevivir al verano durante el embarazo

El verano, con sus altas temperaturas, puede provocar molestias a las mujeres embarazadas como mayor sensación de cansancio, fatiga, pesadez e incluso mareos, hinchazones en las extremidades inferiores, y dificultad para conciliar o mantener el sueño. Especialmente, las mujeres embarazadas tienen en verano un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor.

 Síntomas de un golpe de calor

 Si experimentamos un aumento de temperatura con la piel enrojecida, caliente y seca, notamos un pulso fuerte y acelerado o padecemos dolor de cabeza, mareos o nauseas debemos estar atentos. Y es que el calor tiene un efecto vasodilatador a nivel cardiovascular que puede producir descensos en los niveles de tensión arterial. Además, a nivel digestivo puede llegar a enlentecer las digestiones de las comidas y tener cierto efecto favorecedor del estreñimiento.

Consejos para sobrellevar el calor 

Para sobrellevar las olas de calor durante el embarazo, especialmente cuando se acerca la fecha del parto, debemos:

1. Beber mucho líquido, preferiblemente agua, aunque no tengamos sensación de sed. Además, no debemos abusar de bebidas azucaradas ni de cafeína, ya que pueden hacer perder más líquido.

2. Ingerir comidas ligeras que ayuden a reponer las pérdidas por el sudor, como ensaladas, frutas, verduras o zumos naturales.

3. Controlar el consumo de sal.

4. Utilizar ropa ligera y holgada, que permita la transpiración.

5. Usar unos zapatos cómodos que no compriman.

6. Protegerse del sol con cremas de protección, sombreros y gafas polarizadas.

7. En horas de mayor pico de calor, permanecer en lugares frescos, reducir la actividad, bajar las persianas, cerrar las ventanas y utilizar ventiladores.

8. Dormir en un ambiente cómodo y fresco.

9. Realizar un masaje de la zona distal a la proximal, es decir, de la zona de los tobillos hacia la ingle.

10. Descansar durante el día para reponer fuerzas. Una siesta siempre reconforta

 Si se tienen síntomas de un golpe de calor debemos acudir al médico rápidamente. Si tiene alguna pregunta acerca del embarazo en verano puede ponerse en contacto con nuestra responsable en Ginecología y Obstetricia, la Dra. Amparo Argudo Pechuán.

cataratas-glaucoma

Hablemos de… Cataratas y Glaucoma

Una catarata es una opacidad en el cristalino del ojo que dificulta la visión. Se trata de un envejecimiento ocular frente al que la cirugía es el mejor tratamiento. Existen factores, aparte de la edad, que pueden anticipar la aparición de cataratas. Un golpe, un corte, el calor intenso o una quemadura causada por agentes químicos son factores que puede lesionar el cristalino dando lugar a una catarata traumática.

Por su parte, el glaucoma es una enfermedad del ojo que disminuye el campo visual. Y lo hace sin advertencia previa, sin síntomas. En este caso, la pérdida de visión es causada por el daño que produce una presión intraocular excesiva sobre el nervio óptico. Tanto las cataratas como el glaucoma son parte del proceso natural del envejecimiento y es frecuente que las personas mayores de 60 años padezcan ambas enfermedades.

Y es que pese a que las cataratas y el glaucoma pueden producir la pérdida de visión, la principal diferencia entre ambas es que la pérdida debido a cataratas se puede revertir con la cirugía, mientras que la pérdida de visión debida al glaucoma es, hasta el momento, irreversible.

La cirugía puede restaurar la pérdida de la visión por una catarata

La cirugía de cataratas se plantea cuando la visión de una persona se ha reducido hasta el punto que interfiere con sus tareas diarias, bien sea por la disminución de cantidad o de calidad de la visión.

A diferencia de la pérdida de visión debido al glaucoma, la pérdida de visión debida a las cataratas, casi siempre puede ser recuperada. En la mayoría de los casos de cirugía de catarata, el cristalino opaco es extraído y reemplazado con una lente transparente, mediante el  implante de una lente intraocular. El proceso de eliminación de la catarata se denomina facoemulsificación.

¿La cirugía de cataratas puede afectar al glaucoma? ¿Se pueden realizar ambas cirugías?

Cuando la catarata avanza y se desarrolla hace que el cristalino aumente su espesor. Esto puede provocar una disminución del espacio en la cámara anterior del ojo, modificar la presión intraocular y de ahí originarse un glaucoma.

Con la extracción del cristalino en la operación de cataratas se habilita un nuevo espacio que, en gran parte de los casos (aproximadamente el 60%) permite que se normalice la presión intraocular, haciendo que, en dichos casos, no sea necesario llegar a operar de glaucoma.

Por ello,  en los pacientes que sufren cataratas y glaucoma, por lo general primero se recomienda la operación de cataratas para, a continuación, estudiar de nuevo el progreso de la presión ocular. Si esta se reduce, se evita al paciente tenerse que someter a la operación de glaucoma, la cual es más compleja que la de cataratas.

Por otro lado, ¿quién sufre glaucoma, tiene más riesgo de desarrollar cataratas?

Las personas con glaucoma no tienen, en general, un mayor riesgo de desarrollar cataratas. Como hemos comentado, ambas enfermedades son frecuentes con la edad, por lo que los pacientes que sufren una enfermedad también pueden padecer la otra.

Sin embargo, sí existen excepciones, como aquellos que padecen glaucoma debido a causas secundarias, como la inflamación del ojo, trauma ocular o esteroides. También corren mayor riesgo aquellos que han padecido enfermedades como rubéola congénita, que puede causar glaucoma, cataratas, y a veces ambos..

Si estás preocupado por alguna pérdida de visión, molestias oculares o te estás planteando una operación, puedes contactar con nuestra especialista en Cirugía Oftalmologica de VALENCLINIC, la Dra. Catalina Navarro Palop, que es experta en el tratamiento de Cataratas, Glaucoma, Retinopatía Diabética o Degeneración Macular relacionada con la edad (AMD).