operacion miopia

Cuándo y por qué la operación de miopía es la mejor opción para nuestros ojos

Hoy en día, la operación de la miopia para acabar con las dioptrías es una técnica sencilla y segura que nos puede cambiar la vida de una manera mayor de lo que podríamos pensar. Y es que la miopía, (ver diferencias entre miopía y astigmatismo), es un error refractivo, lo que significa que el ojo no refracta la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad.

Cuando existe una miopía, los objetos cercanos se ven claramente, pero los distantes se ven borrosos. La miopía es una condición común entre la población mundial. Afortunadamente, una simple operación de vista para corregir la miopía nos permitirá, en la mayoría de los casos, acabar con la dependencia de las gafas para toda la vida.

 ¿A partir de que edad se recomienda operarse de miopía?

Si bien es cierto que no existe una edad exacta y cada caso particular es diferente, se pueden establecer unos criterios para tener en cuenta cuando someternos a una cirugía láser ocular. Por regla general, el mejor momento para operarse de la vista es cuando el ojo deja de crecer y las posibilidades de que la miopía no varíe se reduzcan. Si que es importante diferenciar entre hombres y mujeres, ya que los hombres terminan de crecer un poco después que las mujeres.

Por indicar referencias, la edad aproximada a la que la visión de una mujer estaría estabilizada sería los 21-22 años, mientras que un hombre sería unos 23-24 años. Sin embargo, para saber si una persona es apta para la operación debe hacerse pruebas con un oftalmólogo que será el que le indique cuándo y con qué técnica debe hacerlo.

Ventajas de la operación de miopía

1 Indolora. La operación es prácticamente indolora. Lo único que se pueden experimentar en las horas posteriores a la intervención son ligeras molestias que remiten con la medicación.

2 Sencilla, segura y rápida. La cirugía de miopía es una intervención sencilla que no requiere anestesia general y que dura poco más 30 minutos desde que comienzan los preparativos hasta que finaliza la intervención. El riesgo de complicaciones es, además, casi inexistente.

Sin hospitalización.  Este tipo de operación de ojos se realiza en régimen ambulatorio. No hay que pasar ni una noche en la clínica. Una vez termine la cirugía y con el visto bueno del oftalmólogo nos iremos a casa.

4 Mínima convalecencia. Lo más habitual es que el paciente vuelva a sus actividades al día siguiente de la operación. Los únicos cuidados serán utilizar un colirio, ponerse gafas de sol o no practicar deportes de contacto o con pelota que puedan golpearnos.

5 Nunca más gafas y las lentillas. Una vez concluida la operación laser en los ojos se habrá corregido el problema de visión y se recuperará una agudeza visual extraordinaria. Cuanto más alta sea la graduación del paciente mejores resultados experimentará. En algunos casos, si la graduación fuera excesivamente el oftalmólogo podría determinar el uso de lentes aunque esto sucede, hoy en día, en pocas ocasiones.

6 Mejora estética. Aunque hoy en día existen en el mercado infinidad de opciones a la hora de elegir un modelo de gafas, lo cierto es que en prácticamente todos los casos el poder prescindir de ellas conlleva una mejora nuestra estética.

Si está valorando realizarse una operación de miopía en Valencia no dude en contactar con nosotros. Nuestra responsable en el área de Oftalmología, la  Dra. Catalina Navarro Palop, maneja diferentes técnicas quirúrgicas como la microcirugía de la miopía o la tomografía óptica de coherencia. Además de ser experta en enfermedades como cataratas, glaucoma o degeneración macular relacionada con la edad. Contáctanos, sin compromiso AQUÍ

ibuprofeno o paracetamol

Ibuprofeno y Paracetamol, cuándo y por qué debemos tomar uno u otro

El ibuprofeno y el paracetamol son medicamentos que se han vuelto tan comunes que se encuentran en la práctica totalidad de los hogares españoles. Al ser de libre prescripción, en muchas ocasiones abusamos de ellos y no distinguimos entre aquellas ocasiones en las que son oportunos y aquellas en las que pueden estar contraindicados. Además, debemos tener en cuenta los límites tolerables para ingerir cada uno de ellos.

Y es que los medicamentos siempre deben tomarse siempre bajo prescripción médica, ya que es el facultativo el que mejor puede orientar sobre cuándo tomar cada uno. Los medicamentos no son inocuos y, en muchas ocasiones, los usamos a la ligera de forma masiva.

A continuación, veamos las diferencias entre uno y otro y para que ocasión se recomienda uno u otro:

¿Qué tomar para el dolor, ibuprofeno o paracetamol? ¿Y para la fiebre?

En este caso, lo cierto es que ambos son muy similares. Ambos son analgésicos y antipiréticos, esto es, bajan la fiebre y calman leves dolores, por ejemplo, de cabeza, musculares o articulares. Lo que ocurre es que el ibuprofeno tiene, además, efecto antinflamatorio. Por ello, el Paracetamol es un medicamento aconsejable en caso de dolores leves porque resulta menos lesivo.

Ésta es precisamente la gran diferencia entre el ibuprofeno y el paracetamol: El ibuprofeno tiene un perfil antiinflamatorio y el paracetamol no. El ibuprofeno no sólo calma el síntoma de dolor, sino también el desencadenante del mismo, que es la inflamación. Por ello, el Ibuprofeno es un medicamento aconsejable cuando el proceso es inflamatorio como el dolor de muelas o de garganta.

¿Qué tomar para las migrañas, ibuprofeno o paracetamol?

En casos de migraña es preferible el Ibuprofeno (antiinflamatorio), ya que esta patología tiene un doble componente de dolor y la parte antiinflamatoria actúa en la parte vascular de la migraña.

Efectos secundarios del Paracetamol e Ibuprofeno

En este apartado, el ibuprofeno tiene un efecto secundario añadido y es que es gastrolesivo y, en ciertos casos, puede también alterar la función renal y provocar daños hepáticos. Por su parte, el paracetamol no tiene efectos secundarios, a menos que la ingesta sea abusiva.