web

Los 7 signos del envejecimiento

¿Estás preocupado por la edad y el paso del tiempo? ¿Notas cambios en tu cuerpo y, especialmente, en tu cara? Veamos pues, a continuación, los signos que reflejan el paso del tiempo en nuestros cuerpos y rostros con el fin de poder actuar e intentar ponerles remedio.

Y es que no sólo las arrugas son signo de envejecimiento. Los cambios en la piel, sobretodo la del rostro, nos hacen parecer mayores de lo que realmente somos. Estos signos se hacen visibles a partir de los 35 años, y por ello hay que tratarlos con anterioridad.

Según la Academia Americana de Dermatología, hay 2 tipos de envejecimiento: el interno y externo. El primero, también llamado proceso de envejecimiento natural, comienza alrededor de los 25 años. La piel pierde colágeno y elastina. Si bien el proceso comienza a esta edad, los signos en el rostro se observan varios años después. El envejecimiento externo, por su parte, es causado por factores ambientales que aceleran el proceso.

¿Cuáles son los signos del envejecimiento ?

1. Arrugas y líneas de expresión: La gravedad de las arrugas de la piel varía con factores como la exposición solar, el tabaco o la herencia genética. Las líneas de expresión, por otra parte, son resultado de acciones repetitivas, y son más visibles alrededor de la boca y los ojos.

2. Textura de la piel no uniforme: con el simple paso del tiempo la piel se afina, se vuelve más frágil, perdiendo gradualmente su elasticidad y su aspecto uniforme.

3. Pigmentación desigual: con los años disminuye la producción del pigmento natural de la piel, la melanina.

4. Falta de luminosidad: la pérdida de la luminosidad significativa en la piel del rostro se debe fundamentalmente a la disminución de la actividad hormonal en las mujeres a partir de los 40 años.

5. Poros visibles: el poro es la apertura por donde sale el pelo que crece. Cada pelo tiene una glándula sebácea que produce el sebo que necesita la piel para estar lubricada. Después de los 40 años los poros se hacen más visibles sobre el rostro, lo que tiene un impacto estético negativo en las mujeres.

6. Manchas de la edad: aparecen manchas oscuras sobre la piel como consecuencia de la exposición solar. Lo que se conoce como fotoenvejecimiento.

7. Sequedad y tirantez de la piel: la piel se deshidrata y se torna seca y rugosa. La suavidad de la piel está directamente relacionada con la presencia de agua. Para proteger a la piel de la pérdida de agua, las glándulas sebáceas producen una sustancia aceitosa llamada sebo. Con los años, decrece la producción de éste, y ello sumado las condiciones ambientales, hacen que la piel pierda agua y se torne más seca y tirante.

lesiones rodillas

Lesiones habituales de rodillas: Tipos de lesión, síntomas, causas y cómo prevenirlas

Las  rodillas son las articulaciones del cuerpo que nos dan estabilidad y que nos permiten doblar y enderezar las piernas. Tanto la flexibilidad como la estabilidad son necesarias a la hora de ponernos de pie, caminar, correr, agacharnos, saltar o darnos la vuelta. Es decir, las rodillas nos permiten el movimiento, el giro y el cambio.

Sin embargo, pese a ser las articulaciones más grandes del cuerpo éstas son a la vez las más vulnerables ya que soportan toda la presión del peso del cuerpo. De hecho, es la articulación que más se lesiona -tras el tobillo- en la práctica deportiva y la cuarta en el mundo laboral.

Además, existen otras partes del cuerpo que ayudan a las rodillas a cumplir su función como los huesos, los meniscos, los músculos, los ligamentos y los tendones. Por lo que si cualquiera de estas partes se lastima o no cumple su función, puede causarnos dolor.

Tipos de lesiones

Como hemos comentado, la rodilla es una de las articulaciones que más sufre por su función de carga dinámica.  Por ello, vamos a hacer un resumen de las lesiones más frecuentes que pueden tener lugar en la rodilla:

  1. Artrosis: Dentro de las lesiones de rodilla más comunes se encuentra la artrosis. En esta afección, los cartílagos de la rodilla se han desgastado por la actividad realizada y por la edad del paciente y este desgaste provoca dolor e inflamación.
  2. Esguince: En este tipo de lesión, uno o varios ligamentos de la rodilla han sufrido un excesivo estiramiento, debido a una tracción o retorcimiento.
  3. Distensión: En este caso, un músculo o un tendón han sufrido demasiado estiramiento.
  4. Lesiones en el menisco: los cartílagos de la rodilla, llamados meniscos, tienen forma de medialuna y actúan como amortiguadores de la articulación.
  5. Rotura de ligamentos: Es una lesión habitual en deportistas profesionales, especialmente en los deportes donde hay que correr, parar, saltar y cambiar de dirección con frecuencia, como por ejemplo el fútbol, el rugby o el esquí.
Síntomas de las lesiones

La ubicación y la intensidad del dolor de rodilla varía según la causa de la lesión. Sin embargo, frecuentemente los síntomas que acompañan el dolor de rodilla son:

1) Inflamación y rigidez

2) Enrojecimiento y aumento de la temperatura

3) Debilidad o inestabilidad

4) Sonidos de chasquidos o crujidos

5) Incapacidad de enderezar completamente la rodilla

Principales causas

Veamos, a continuación las principales causas de lesión en las rodillas:

1) Un golpe o movimiento brusco, que puede causar un esguince o torcedura.

2) La edad. El desgaste con el paso de los años y el envejecimiento de los cartílagos es la principal causa de la artrosis, que suele empezar a desarrollarse alrededor de los 50 años.

3) La obesidad. Las rodillas de una persona obesa deben soportar una sobrecarga de peso que provoca un mayor desgaste de la articulación.

4) Algunas enfermedades reumáticas. La artritits reumatoide y el lupus pueden inflamar las rodillas e, incluso, causar daños permanentes.

5) La práctica de algunos deportes. Deportes como el fútbol, el esquí o el rugby aumenta el riesgo de sufrir lesiones, sobre todo en los meniscos y ligamentos, debido a los cambios bruscos de velocidad y los movimientos de lado a lado.

6) También correr de una manera demasiado intensa sin la preparación física adecuada puede dañar las rodillas.

7) Usar un calzado no adecuado. El uso prolongado de tacones o realizar ejercicio físico sin llevar el calzado adecuado puede causar lesiones y desequilibrios en la postura, así como artrosis o artritis en las rodillas, entre otras dolencias.

¿Cómo prevenir las lesiones de rodilla?

Aunque no todas las lesiones se pueden evitar, en especial las agudas que se generan por colisión, se puede reducir el riesgo de sufrirlas si mantenemos un peso saludable, nos ejercitamos de manera adecuada realizando un buen calentamiento y estiramientos, evitamos los deportes y actividades de alto riesgo, y utilizamos los zapatos apropiados. Además, podemos aplicar ciertas pautas para prevenir lesiones en las rodillas:

1) Evitar posturas agresivas para la rodilla

2) Realizar habitualmente ejercicio físico

3) Fortalecer los cuádriceps y estirar los isquiotibiales para cuidar la espalda

4) Cuidar la espalda para evitar compensaciones que sobrecarguen las rodillas Cuidar la alimentación

Tratamientos

Si desea información acerca de un tratamiento para una lesión de rodilla no dude en contactaros. En VALENCLINIC, nuestro responsable y experto en traumatología y cirugía ortopédica, el Dr. Enrique Gargallo, puede aplicar el tratamiento más adecuado para cualquier caso concreto dependiendo de la articulación y del grado en el que se encuentre.