Alergias

Cómo evitar las alergias en primavera

La primavera es la época por excelencia de las alergias. Y, aunque éstas se pueden padecer durante todo el año, se disparan durante estos meses debido a varios factores. Se trata del periodo del año en el que el polen se encuentra en las más altas concentraciones en el ambiente. Por ello, los alérgicos al polen pasan unos meses complicados en primavera. Pero, además del polen, también influyen otras causas…

Pero, ¿qué son las alergias?

Una alergia es una reacción exagerada del sistema inmunológico, el cual se activa para defendernos de algo como, por ejemplo, el polen, los ácaros del polvo, los alimentos, las pieles de animales, los hongos, las sustancias químicas o cualquier otra cosa. Estas sustancias se conocen como alérgenos. Y los estornudos y lagrimeos significan exactamente eso: un esfuerzo del cuerpo por expulsar partículas externas que considera una amenaza. El polen o los ácaros no son una amenaza demasiado grane pero la respuesta de nuestro organismo se vuelve desproporcionada.

Otros factores que propician las alergias respiratorias son el cambio climático, un invierno atípico de temperaturas frías alternas con otras más propias de la primavera, las escasas precipitaciones o los efectos de la contaminación. En la mayoría de los casos, las reacciones alérgicas no pasan de ser molestas, pero para personas asmáticas o en casos muy graves, el alérgico puede tener serios problemas para respirar que sí pueden convertirse en una amenaza para la vida.

¿Cómo frenar las alergias?

Para estar menos expuestos al temido polen, a las gramíneas, a los olivos, a los abedules o a los ácaros podemos seguir las siguientes pautas:

- Evitar los lugares en los que hay demasiadas plantas. Sobre todo a primera hora de la mañana y última hora de la tarde, que es cuando se registran las mayores concentraciones de polen.

- En cuanto a la higiene, es importante que mantengamos siempre las manos limpias para evitar restos de polen.

- Practicar deporte al aire libre si padecemos alergia será mejor hacerlo en las horas en las que las concentraciones de polen sean menores.

- Además, en días de viento es mejor evitar la realización de actividades al aire libre ya que el polen se propaga con más facilidad.

Remedios para la alergia en casa

- En casa, es mejor mantener las ventanas cerradas para así evitar la entrada de polen convirtiendo nuestro hogar en un lugar seguro.

- La limpieza en casa también es fundamental. Debemos cuidarla al máximo para acabar con los restos de polen y ácaros que pudieran afectarnos.

- Con la ropa también debemos tener cuidado, sobre todo a la hora de secarla, ya que si la tendemos en el exterior se llenará de polen afectándonos mucho más.

- Al llegar de la calle es  importante darse una ducha para quitar del cuerpo cualquier resto de polen, lo mismo que es recomendable cambiarse de ropa.