alimentacion saludable navidad

La importancia de una alimentación saludable en Navidad

Los cambios en la alimentación con exceso de comidas copiosas y mayor ingesta de sal y azúcar, el mayor consumo de alcohol, el descenso de la actividad física y su práctica a bajas temperaturas, además del mayor estrés emocional con múltiples gastos y reuniones familiares son factores y situaciones frecuentes en las fiestas navideñas.

Una fechas en las que, estadísticamente, aumentan los problemas de salud en general y eventos cardiovasculares en particular, con incrementos de niveles de colesterol, hipertensión e incluso de ataques cardíacos debido a la falta de una alimentación saludable en Navidad.

En el caso del colesterol, en este periodo del año se pueden dar aumentos de hasta un 10% del colesterol alto, uno de los factores de riesgo más determinantes en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. El colesterol elevado es un agente silencioso que se acumula en las arterias y que afecta hoy en día a la mitad de la población española adulta.

En relación a la hipertensión, los excesos gastronómicos de las Navidades provocan una mayor aparición de casos de hipertensión en las semanas posteriores, que en muchos casos la persona ya acaba padeciendo como una enfermedad crónica. Una hipertensión no tratada de manera conveniente puede ser la antesala de patologías más graves. Es un factor de riesgo importante para que pueda aparecer una enfermedad arterial que, a su vez, lleve a enfermedades cardiovasculares como ictus o infartos de miocardio.

Además, las personas sanas también deben controlar su dieta. El consumo de muchas más calorías en estas fechas genera un aumento de peso que suele incrementar la grasa visceral, esto es, en el abdomen. Y esta grasa tiende a aumentar mucho el riesgo de enfermedad de los vasos del corazón y del cerebro.

Recomendaciones para lograr una alimentación saludable en Navidad

El inicio de un nuevo año es un momento idóneo para adquirir buenos hábitos. Cuanto antes actuemos para mejorar nuestro estilo de vida, más probabilidades de éxito tendremos. Entre las recomendaciones de los profesionales médicos de la cardiología se encuentran:

- Llevar una alimentación rica en vegetales, fruta y fibra y baja en grasas saturadas

- Evitar el consumo de alcohol,

- Practicar actividad física regular y moderada

- En caso de tener colesterol alto, consumir alimentos reductores de colesterol, como los lácteos enriquecidos con esteroles vegetales.