shutterstock_409492045 2

10 consejos para sobrevivir al verano durante el embarazo

El verano, con sus altas temperaturas, puede provocar molestias a las mujeres embarazadas como mayor sensación de cansancio, fatiga, pesadez e incluso mareos, hinchazones en las extremidades inferiores, y dificultad para conciliar o mantener el sueño. Especialmente, las mujeres embarazadas tienen en verano un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor.

 Síntomas de un golpe de calor

 Si experimentamos un aumento de temperatura con la piel enrojecida, caliente y seca, notamos un pulso fuerte y acelerado o padecemos dolor de cabeza, mareos o nauseas debemos estar atentos. Y es que el calor tiene un efecto vasodilatador a nivel cardiovascular que puede producir descensos en los niveles de tensión arterial. Además, a nivel digestivo puede llegar a enlentecer las digestiones de las comidas y tener cierto efecto favorecedor del estreñimiento.

Consejos para sobrellevar el calor 

Para sobrellevar las olas de calor durante el embarazo, especialmente cuando se acerca la fecha del parto, debemos:

1. Beber mucho líquido, preferiblemente agua, aunque no tengamos sensación de sed. Además, no debemos abusar de bebidas azucaradas ni de cafeína, ya que pueden hacer perder más líquido.

2. Ingerir comidas ligeras que ayuden a reponer las pérdidas por el sudor, como ensaladas, frutas, verduras o zumos naturales.

3. Controlar el consumo de sal.

4. Utilizar ropa ligera y holgada, que permita la transpiración.

5. Usar unos zapatos cómodos que no compriman.

6. Protegerse del sol con cremas de protección, sombreros y gafas polarizadas.

7. En horas de mayor pico de calor, permanecer en lugares frescos, reducir la actividad, bajar las persianas, cerrar las ventanas y utilizar ventiladores.

8. Dormir en un ambiente cómodo y fresco.

9. Realizar un masaje de la zona distal a la proximal, es decir, de la zona de los tobillos hacia la ingle.

10. Descansar durante el día para reponer fuerzas. Una siesta siempre reconforta

 Si se tienen síntomas de un golpe de calor debemos acudir al médico rápidamente. Si tiene alguna pregunta acerca del embarazo en verano puede ponerse en contacto con nuestra responsable en Ginecología y Obstetricia, la Dra. Amparo Argudo Pechuán.

cataratas-glaucoma

Hablemos de… Cataratas y Glaucoma

Una catarata es una opacidad en el cristalino del ojo que dificulta la visión. Se trata de un envejecimiento ocular frente al que la cirugía es el mejor tratamiento. Existen factores, aparte de la edad, que pueden anticipar la aparición de cataratas. Un golpe, un corte, el calor intenso o una quemadura causada por agentes químicos son factores que puede lesionar el cristalino dando lugar a una catarata traumática.

Por su parte, el glaucoma es una enfermedad del ojo que disminuye el campo visual. Y lo hace sin advertencia previa, sin síntomas. En este caso, la pérdida de visión es causada por el daño que produce una presión intraocular excesiva sobre el nervio óptico. Tanto las cataratas como el glaucoma son parte del proceso natural del envejecimiento y es frecuente que las personas mayores de 60 años padezcan ambas enfermedades.

Y es que pese a que las cataratas y el glaucoma pueden producir la pérdida de visión, la principal diferencia entre ambas es que la pérdida debido a cataratas se puede revertir con la cirugía, mientras que la pérdida de visión debida al glaucoma es, hasta el momento, irreversible.

La cirugía puede restaurar la pérdida de la visión por una catarata

La cirugía de cataratas se plantea cuando la visión de una persona se ha reducido hasta el punto que interfiere con sus tareas diarias, bien sea por la disminución de cantidad o de calidad de la visión.

A diferencia de la pérdida de visión debido al glaucoma, la pérdida de visión debida a las cataratas, casi siempre puede ser recuperada. En la mayoría de los casos de cirugía de catarata, el cristalino opaco es extraído y reemplazado con una lente transparente, mediante el  implante de una lente intraocular. El proceso de eliminación de la catarata se denomina facoemulsificación.

¿La cirugía de cataratas puede afectar al glaucoma? ¿Se pueden realizar ambas cirugías?

Cuando la catarata avanza y se desarrolla hace que el cristalino aumente su espesor. Esto puede provocar una disminución del espacio en la cámara anterior del ojo, modificar la presión intraocular y de ahí originarse un glaucoma.

Con la extracción del cristalino en la operación de cataratas se habilita un nuevo espacio que, en gran parte de los casos (aproximadamente el 60%) permite que se normalice la presión intraocular, haciendo que, en dichos casos, no sea necesario llegar a operar de glaucoma.

Por ello,  en los pacientes que sufren cataratas y glaucoma, por lo general primero se recomienda la operación de cataratas para, a continuación, estudiar de nuevo el progreso de la presión ocular. Si esta se reduce, se evita al paciente tenerse que someter a la operación de glaucoma, la cual es más compleja que la de cataratas.

Por otro lado, ¿quién sufre glaucoma, tiene más riesgo de desarrollar cataratas?

Las personas con glaucoma no tienen, en general, un mayor riesgo de desarrollar cataratas. Como hemos comentado, ambas enfermedades son frecuentes con la edad, por lo que los pacientes que sufren una enfermedad también pueden padecer la otra.

Sin embargo, sí existen excepciones, como aquellos que padecen glaucoma debido a causas secundarias, como la inflamación del ojo, trauma ocular o esteroides. También corren mayor riesgo aquellos que han padecido enfermedades como rubéola congénita, que puede causar glaucoma, cataratas, y a veces ambos..

Si estás preocupado por alguna pérdida de visión, molestias oculares o te estás planteando una operación, puedes contactar con nuestra especialista en Cirugía Oftalmologica de VALENCLINIC, la Dra. Catalina Navarro Palop, que es experta en el tratamiento de Cataratas, Glaucoma, Retinopatía Diabética o Degeneración Macular relacionada con la edad (AMD).

valenclinic_consejos_piel-999x360

10 consejos para prevenir el cáncer de piel

BLOG. Con motivo del Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel, desde VALENCLINIC queremos compartir estos 10 consejos de salud para cuidar tu piel este verano y alejar posibles complicaciones en el futuro.

1. Evita la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos solares son más fuertes y perjudiciales entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde.

2. Utiliza fotoprotectores que te protejan frente a la radiación UVA y UVB. Dependiendo de tu fenotipo, debes aplicarte un fotoprotector con uno u otro factor de protección, pero este deberá ser como mínimo de 30.

3. Protege tu cuerpo con la ropa adecuada. Los colores oscuros generalmente protegen mejor del sol que los claros, y los tejidos tupidos son más aconsejables que los más holgados.

4. Usa gafas de sol para evitar daños oculares. Deben tener una protección del 100% frente a los rayos UV, y el certificado de haber superado todos los controles de la Unión Europea.

5. Protege a los niños del sol. Antes de los tres años, no es recomendable que los más pequeños estén expuestos directamente al sol. Debemos aplicarles a menudo protección solar y protegerlos de la radiación con las prendas adecuadas.

6. Limita el uso de las salas de bronceado artificial. La mayoría de los dermatólogos y organizaciones de la salud desaconsejan el uso de camas bronceadoras o lámparas de sol, pues emiten rayos UVA.

7. Consulta los índices ultravioleta e infrarrojos antes de la exposición al sol. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) pone a disposición los datos, que ayudan a planificar las actividades al aire libre y a evitar la exposición en aquellos días en que la radiación sea más perjudicial.

8. Cuidado al aire libre. Recuerda que las radiaciones solares se reflejan en nieve (+80%), arena (+25%) y agua o hierba (+10%), lo que provoca que aumenten sus efectos al incidir directamente sobre la piel. La radiación también aumenta con la altura, como en entornos de montaña.

9. Observa de cerca tu piel. Realiza una autoexploración de tu cuerpo cada uno o dos meses. Presta especial atención a cinco signos, conocidos como criterios ABCDE: Asimetría, Bordes irregulares, Color no homogéneo (que puede variar del marrón al negro o al azul o blanco), Diámetro (superior a seis milímetros) y Evolución en el tiempo.

10. Acude al dermatólogo periódicamente. Si en tus autoexploraciones observas lesiones pigmentadas sospechosas, ya sean nuevas o antiguas, debes concertar periódicamente una cita con tu dermatólogo para que inspeccione tu piel.

Y es que el cáncer de piel se triplica cada diez años en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. En España, la incidencia de este cáncer ha aumentado un 38% en los últimos cuatro años, sobre todo entre los jóvenes de 25 a 29 años, como consecuencia del abuso del sol en las etapas tempranas de la vida. Como dato positivo, hay que apuntar que el 90% de los casos se curan si se detectan de manera precoz.

problemas estomago

¿Problemas de estómago en verano? Podría ser la bacteria ‘Helicobacter pylori’

¿Hay días en los que notas falta de apetito, náuseas, vómitos, sensación de tener el estómago lleno, eructos excesivos, dolor o pérdida de peso inexplicable…?

Estos síntomas frecuentes -el 30% de los españoles afirma tener problemas estomacales- son manifestaciones que pueden aparecer en diversas enfermedades del aparato digestivo y ante los que conviene acudir al médico especialista en el aparato digestivo.

Ante estos síntomas recurrentes es importante acudir al médico -el 40%  de los pacientes no va al médico cuando presenta algunos de ellos- ya que una de las causas puede ser la famosa Helicobacter pylori, una bacteria con forma de espiral que vive en el estómago y en el duodeno (la parte del intestino que sale del estómago) y está vinculada a la aparición de enfermedades del estómago, como la gastritis y las úlceras (pépticas, gástricas o duodenales). En España la bacteria está presente en aproximadamente el 50% de la población, aunque sólo provoca la infección en un pequeño porcentaje de los casos.

¿Qué es la Helicobacter pylori?

La Helicobacter pylori es una bacteria que puede afectar tanto a hombres como a mujeres y, una vez en el estomago, la bacteria induce una enfermedad crónica siendo la inflamación en casi todas las personas infectadas un rasgo recurrente. Pese a que los síntomas característicos de la infección por esta bacteria son frecuentes y leves, puede desembocar en enfermedades graves, como el cáncer gástrico.

¿Cómo se contagia la Helicobacter?

La bacteria Helicobacter se suele adquirir en los primeros meses de vida, y su contagio es de persona a persona. La infección se contagia de la boca de una persona a otra, sin embargo también puede transferirse desde las heces a la boca. Es decir, si una persona no se lava las manos después de usar el baño puede contagiarse con esta bacteria. Aunque todas las personas pueden contraer esta infección, se sabe que los niños son más propensos a infectarse con la bacteria principalmente por la falta de una higiene adecuada.

En cualquier caso, si alguno de los síntomas persiste (eructos excesivos, sensación de hinchazón, sensación de mareo o vómitos, pérdida del apetito o pérdida de peso) hay que consultar con el médico para que realice una valoración. Además, si se observa la presencia de sangre o heces fecales en color negro, es una señal importante de que se tiene que ir con el médico lo más pronto posible para evitar cualquier problema mayor.

sol-primavera-web

Cuidado con el sol de la primavera

Aprovechando los primeros rayos de sol de esta primavera, no tardamos en ponernos el bañador para empezar a coger el moreno. Pero no debemos olvidar que exponerse a la radiación solar conlleva unos riesgos para nuestra salud y, aunque nos pueda parecer que no hace mucho calor, los rayos inciden de igual forma sobre nuestra piel. Debemos, por tanto, recordar estos consejos básicos:

1. Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos solares son más fuertes y perjudiciales entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde. Además,  es adecuado hidratar la piel después de la jornada, con una crema refrescante y calmante.

2. Utilizar fotoprotectores que nos protejan frente a la radiación UVA y UVB. Dependiendo de nuestro fenotipo, debemos aplicarte un fotoprotector con uno u otro factor de protección, pero este deberá ser como mínimo de 30. Y no olvidemos proteger zonas tan delicadas como orejas, hombros y empeines.

3. Proteger nuestro cuerpo con la ropa adecuada. Los colores oscuros generalmente protegen mejor del sol que los claros, y los tejidos tupidos son más aconsejables que los más holgados. También es recomendable evitar el uso de fragancias y desodorantes, ya que pueden producir alergias.

4. Usar gafas de sol para evitar daños oculares. Deben tener una protección del 100% frente a los rayos UV, y el certificado de haber superado todos los controles de la Unión Europea.

5. Proteger especialmente a los niños del sol. Antes de los tres años, no es recomendable que los más pequeños estén expuestos directamente al sol. Debemos aplicarles a menudo protección solar y protegerlos de la radiación con las prendas adecuadas.

6. Limitar el uso de las cabinas de bronceado artificial. La mayoría de los dermatólogos y organizaciones de la salud desaconsejan el uso de camas bronceadoras o lámparas de sol, pues emiten rayos UVA.

7. Consultar los índices ultravioleta e infrarrojos antes de la exposición al sol. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) pone a disposición los datos, que ayudan a planificar las actividades al aire libre y a evitar la exposición en aquellos días en que la radiación sea más perjudicial.

8. Cuidado al aire libre vayas donde vayas. Hay que recordar que las radiaciones solares se reflejan también en nieve (+80%), arena (+25%), agua o hierba (+10%), lo que provoca que aumenten sus efectos al incidir directamente sobre la piel. La radiación también aumenta con la altura, como en entornos de montaña.

9. Observa de cerca tu piel. Debemos realizar una autoexploración de nuestro cuerpo cada uno o dos meses y prestar atención a cinco signos, conocidos como criterios ABCDE: Asimetría, Bordes irregulares, Color no homogéneo (que puede variar del marrón al negro o al azul o blanco), Diámetro (superior a seis milímetros) y Evolución en el tiempo.

10. Acudir al dermatólogo periódicamente. Si en nuestras autoexploraciones observamos lesiones pigmentadas sospechosas, ya sean nuevas o antiguas, debemos concertar periódicamente una cita con el dermatólogo para nos inspeccione la piel.

beneficios-primavera

5 beneficios para la salud de la Primavera

La primavera nos cambia a todos el estado de ánimo. De la tristeza pasamos a la alegría casi como por casualidad. Esto se debe a que durante el otoño e invierno las personas desarrollamos síntomas de depresión debido a la caída de los níveles de serotonina en el cerebro ocasionada por los bajos niveles de luz. Por ello, con los primeros rayos de sol que nos trae la primavera la situación mejora.

Porque el cambio de ánimo es uno de los beneficios más notables para la salud, pero afortunadamente no es el único. Veamos a continuación, 5 beneficios importantes que la llegada de la primavera aporta a nuestro organismo y porque esto es así:

 1. Hacemos más ejercicio y tomamos menos calorías

 La primavera nos induce a pasar más tiempo al aire libre, realizar ejercicio e ingerir menos calorías, lo que permite aumentar las opciones para bajar de peso.

 2. Recibimos más vitamina D

 Los rayos de sol son una gran fuente de vitamina D, que al ser absorbida por el organismo contribuye a mejorar el funcionamiento del sistema nervioso y a mantener sanos los huesos.

 3. Incorporamos más nutrientes a la dieta

 En primavera, las frutas y verduras de temporada proporcionan una mayor cantidade de antioxidantes que ayudan a combatir el cáncer. Por ejemplo, una taza de fresas contiene más de 100mg de vitamina C.

 4. Se mejora la visibilidad en el día a día

 La luz de los días de primavera favorece que la visión sea mejor, lo que contribuye a evitar accidentes de todo tipo, siendo especialmente destacables los automovilísticos que tantos daños ocasionan.

 5. Mejora la calidad de nuestra piel

Con la primavera se va el frío y los fuertes vientos que son causantes de la piel seca y la deshidratación del cabello. Los rayos de sol son buenos para nuestra piel pero también es importante destacar que debemos utilizar una crema con factor de protección solar diariamente.

Y es que, sin duda, debemos aprovechar la llegada de la primavera y realizar más actividades al aire libre ya que, como hemos visto, hacerlo nos garantiza una mejor salud mental y bienestar físico.

enfermedades-ojos

Enfermedades de los ojos más frecuentes y relacionadas con la edad

A partir de los 40 años, lo más probable es que la visión cambie. Muchos de nosotros necesitamos lentes para ver de cerca o tenemos más problemas con el resplandor del sol o a la hora de distinguir colores. Estos cambios son una parte normal de envejecer.  Sin embargo, a más edad, mayores riesgos de desarrollar enfermedades y patologías de los ojos.

Todos debemos visitar un oculista para hacernos un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas. Y es que muchas enfermedades de los ojos no tienen signos de aviso temprano o síntomas. Por ello, un examen de los ojos con dilatación de las pupilas puede detectar enfermedades  en sus etapas tempranas antes de que ocurra una pérdida de la visión.

Enfermedades de los ojos relacionadas con la edad:

 

La degeneración macular

La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad asociada con el envejecimiento que gradualmente destruye la visión central clara. La visión central es necesaria para ver objetos claramente y para hacer las tareas diarias como leer o conducir. Se da en personas mayores que a lo largo de su vida han estado expuestas a la exposición prolongada de los rayos UV y consiste en el deterioro de parte de la retina.

Cataratas

La catarata es una niebla en la lente del ojo. La visión con catarata puede ser borrosa, los colores pueden parecer desteñidos y se puede notar sensibilidad al resplandor. La catarata es propia de la tercera edad, aunque excepcionalmente también afecta a jóvenes. Las cataratas se producen cuando el cristalino con el paso de los años, se torna opaco y va perdiendo su transparencia ocasionando vista borrosa e incluso pérdida de la visión. Requiere cirugía cuando la visión no es lo suficientemente buena como para que el paciente pueda realizar sus actividades normales.

La enfermedad diabética del ojo

Es una complicación de la diabetes y una de las principales causas de ceguera. La forma más común es la retinopatía diabética que ocurre cuando la diabetes daña los pequeños vasos sanguíneos dentro de la retina. Las personas que sufren colesterol elevado y las mujeres embarazadas que sufren de diabetes también son pacientes de más alto riesgo. Se puede tratar con láser, con inyecciones de algunos fármacos dentro del ojo y en algunos casos con cirugía.

El glaucoma

Es una de las principales causas de ceguera a nivel mundial junto con la retinopatía diabética, especialmente en los adultos. Y es que el glaucoma es un grupo de enfermedades que pueden dañar el nervio óptico del ojo y resultar en pérdida de la visión y ceguera. Usualmente es asociado con la presión alta en el ojo y afecta la visión de lado o periférica. Se da principalmente en adultos sobre los 40 años. Dependiendo del tipo de glaucoma, se aplican distintos tratamientos.

Desprendimiento de retina

Es un problema grave que requiere atención médica dentro de 24 a 48 horas después de los primeros síntomas ya que puede llevar a la ceguera. Los síntomas son pueden ser visión de puntos negros, destellos luminosos, pérdida de agudeza visual y distorsión de imágenes. El tratamiento es siempre quirúrgico, ya sea inmediatamente o después de un corto período de tiempo.

Vista cansada

La presbicia, también conocida como “vista cansada” se desarrolla con la edad. Se corrige con lentes para ver de cerca o con anteojos bifocales o multifocales, estos últimos también llamados progresivos. Aparece después de los 40 años y avanza regularmente hasta más o menos los 65 años de edad, cuando el problema generalmente ya no aumenta más. En algunos casos puede ser operado con cirugía láser o implantes intraoculares

Miopía

Se presenta cuando los objetos lejanos son difíciles de distinguir. Se corrige con lentes que alargan la distancia focal o con cirugía refractiva y se puede dar desde temprana edad.

Hipermetropía

Cuando los objetos cercanos se ven borrosos. Se puede padecer desde la infancia. Se puede corregir con anteojos, lentes de contacto o cirugía refractiva.

Astigmatismo

Cuando la imagen de un objeto se ve confusa y distorsionada. Los lentes que corrigen este problema son los cilíndricos. También se puede corregir con cirugía refractiva. Este problema ocasiona dolor de ojos, cabeza y mucha fatiga visual.

Estrabismo

Cuando uno de los ojos se desvía. El problema se corrige mediante el uso anteojos especiales, con parches, ejercicios musculares y en algunos casos por medio de cirugía. La detección precoz es esencial para establecer el equilibrio muscular, es decir, recuperar el paralelismo de los ojos. El tratamiento quirúrgico está indicado en los casos severos o que no se corrigen con los tratamientos anteojos o ejercicios.

Conjuntivitis

Ocurre principalmente en los meses de primavera y verano. Es una inflamación de la conjuntiva causada por alérgenos (polen, pasto, polvo, etc.) y sus síntomas son picazón, lagrimeo, sensación de arenillas, enrojecimiento ocular y secreción. También existe la conjuntivitis infecciosa causada por bacterias, virus u otros agentes infecciosos.

Ojo Seco

Es uno de los padecimientos más frecuentes en mujeres mayores de 40 años. Algunos de los síntomas son irritación ocular, sensación de párpados pesados, ardor en los ojos, molestias al mirar la luz. El uso de antihistamínicos, antidepresivos, uso de lentes de contacto y algunas enfermedades reumáticas pueden ser la causa. Se trata con gotas o ungüentos lubricantes, tapones lagrimales, en algunos casos la cirugía puede ser útil.

 

 

 

 

correr sin lesionarse

Cómo iniciarse en el running sin lesionarse

Media maratón… carreras de 5k, 10k… y este fin de semana el colofón final con el maratón de 42 kilómetros. Valencia está llena de runners y carreras populares. ¿Y tú? ¿Estás pensando en empezar a correr?

Desde VALENCLINIC queremos ayudarte con esta serie de posts y consejos para aprender a correr y que lo hagas de una forma saludable y sin sufrir percances o lesiones. El running es una actividad física importante y muy adecuada para el tiempo de ocio ya que ayuda a evadirse del estrés a la vez que mejora nuestra condición física. Sin embargo, como en todos los deportes, se necesita una preparación mínima para empezar a correr desde cero y poder desarrollar una evolución sin lesiones.

Los dolores suelen aparecer de forma progresiva y suele deberse a artrosis, dolores en el tendón de Aquiles y en rodillas, sobrecargas en gemelos y sóleo, lumbares, etc. Como también explicamos anteriormente, las lesiones pueden evitarse y solucionarse.

Iniciarse en el running sin lesionarse 

Es importante comprobar la capacidad física antes de empezar, acudiendo a un especialista médico; de hecho en otros países europeos es obligatorio acudir al médico para poder participar en una carrera de media-larga distancia.

Es fundamental la elección de las zapatillas. Merece la pena apostar por la calidad y debemos tener en cuenta que hay que renovar el calzado cada cierto tiempo. La importancia de un buen calzado deriva en que amortigüe el impacto ocasionado. Elegir un buen calzado no significa elegir el más caro, si no aquel que se adecue a nuestras necesidades y condiciones.

Otro error muy frecuente es empezar a correr con sobrepeso. Debemos hacer un plan de entrenamiento para que nuestra evolución se produzca de manera progresiva, especialmente en los casos en que el objetivo es la pérdida de peso. Y es que el cuerpo tiene que coger forma, ya que no está preparado. Lo prudente al empezar a correr es ir alternando fracciones de tiempo de correr de 5, 10, 15 minutos dentro de una sesión de andar o caminata. Tal como van pasando las jornadas los periodos de correr van aumentando mientras que cada vez se anda menos.

La técnica de carrera, o mejor dicho, una mala técnica acaba generando lesiones, normalmente en el tendón de Aquiles, las rodillas, la cadera, la zona lumbar, etc. Es muy importante ser precavido y consultar con un profesional, ya que correr es un ejercicio que conlleva una continua repetición del mismo movimiento e impactos.

Combinar la carrera con un entrenamiento básico de fuerza. En otras palabras, debemos entrenar también nuestra condición física. En esta primera fase es más importante conseguir un buen tono muscular que correr. Con la mejora de la condición física haremos que la musculatura absorba parte del impacto que se produce con cada zancada. Por ejemplo, los cuádriceps y el vasto interno protegerán en cierta manera las rodillas,  un buen tono abdominal y lumbar protegerán nuestra espalda, minestras que un buen sóleo y gemelo protegerán nuestros tobillos.

En el running para principiantes hemos de cuidar, sin duda, la hidratación y la nutrición. Se deben reponer todo el líquido y sales minerales que se puedan haber perdido debido a la sudoración. La alimentación debe ser sana, evitando fritos y comidas grasas.  Si conseguimos entrenar adecuadamente, evitar las lesiones y llevamos una alimentación adecuada, el mismo entrenamiento nos llevará a conseguir nuestro peso ideal.

Recordamos, además, ciertas pautas para evitar lesiones que desde VALENCLINIC indicamos semanas atrás. Y es que las lesiones deportivas no sólo afectan a los atletas profesionales sino que también pueden ocurrirle cualquier persona que practique ejercicio.

recomendaciones tratar artrosis

¿Sufres problemas de artrosis y quieres solucionarlos?

¿Te duele la cadera o la espalda en tus actividades diarias? ¿Tienes inflamada o enrojecida la rodilla? ¿Notas deformidad en los dedos de manos y pies?

La artrosis es una enfermedad muy común que afecta a las articulaciones y, más concretamente, supone el deterioro del cartílago articular. El cartílago recubre los huesos y está diseñado para que éstos se articulen correctamente unos con otros.

Si el cartílago está dañado, la articulación pierde la capacidad de amortiguar el choque entre los huesos y produce dolor. Esto puede ocurrir en cualquier articulación del cuerpo humano y según dónde ocurra estaremos ante un tipo u otro de artrosis.

Para identificar correctamente la artrosis y darle tratamiento el profesional médico debe conocer los síntomas descritos en la consulta, las características de dolor que sufrimos, y saber si existen antecedentes de infección, fractura u otras enfermedades que puedan haber provocado un deterioro de las articulaciones.

En VALENCLINIC, nuestro responsable y experto en traumatología y cirugía ortopédica, el Dr. Enrique Gargallo, puede aplicar el tratamiento más adecuado para cualquier caso concreto dependiendo de la articulación afectada (el tipo de artrosis) y del grado en el que se encuentre.

Recomendaciones para tratar la artrosis

Es muy importante acudir al médico lo antes posible ya que es fundamental que el cartílago se conserve lo mejor posible puesto que es muy difícil recuperarlo a partir de cierto grado de pérdida. En general, en caso de problemas y para que los cartílagos aguanten el desgaste lo mejor posible, debemos:

- Mantener un peso adecuado

- Realizar actividad deportiva moderada acorde a las molestias que tengamos

- Dependiendo de la articulación afectada, emplear rodilleras u otras medidas protectoras

- Acudir a rehabilitación

- Usar plantillas técnicas que modifiquen de manera controlada la pisada (pronadora o supinadora)

- Se puede acudir a la cirugía para restaurar o sustituir la superficie dañada

- También existen medicamentos analgésicos, antiinflamatorios, protectores del cartílago, medicación con capacidad para renovarlos…

Sin embargo, lo más importante para tratar y prevenir la artrosis es acudir al médico ya que dependiendo de las circunstancias particulares de cada uno se deberá analizar el caso y poder aplicar el tratamiento más adecuado.

problemas verano

7 problemas de salud muy comunes en verano

A lo largo de los años y gracias a la experiencia médica adquirida, hemos podido constatar que las fechas del verano son propicias para problemas de salud muy comunes y que debemos ser conscientes de acudir a un médico en caso de padecerlos. Muchos de los más habituales son estos:

1 Deshidratación

La principal consecuencia de las altas temperaturas. Debemos aumentar el consumo de agua y distribuirlo a lo largo del día. En caso de calor extremo, podemos recurrir a bebidas isotónicas para evitar la pérdida de sales minerales asociada a la sudoración.

2 Picaduras

Las picaduras de insectos pueden llegar a causar infecciones graves como la anafilaxia, cuya incidencia es hasta tres veces mayor en los niños pequeños. Las picaduras de abejas y avispas son las más comunes. Hay que emplear repelentes a modo preventivo pero debemos contactar con el médico de familia ya que no todos los repelentes son aptos para los niños.

3 Intoxicaciones alimentarias

Es una de las consecuencias más peligrosas del verano. Las altas temperaturas afectan de forma directa a la salubridad de los alimentos frescos, favoreciendo la aparición de microorganismos que generan infecciones tales como diarreas y salmonelosis.

4 Enfermedades bucodentales

El calor constituye el espacio idóneo para las bacterias en nuestra boca. Además, en verano resulta frecuente descuidar los hábitos de higiene bucodental, lo que genera un aumento en la incidencia de gingivitis y caries, acompañando además a un incremento de pérdida de piezas dentales.

5 Problemas en los ojos

El exceso de exposición solar trae consigo un mayor riesgo de cataratas, ceguera temporal y conjuntivitis. Los síntomas más frecuentes son picores, ardor, visión borrosa o sensación de arenilla en el ojo. Puede derivar en problemas

6 Otitis

El dolor de oídos es otro de los típicos que puede acabar en otitis en un alto número de casos. El uso de tapones es fundamental a la hora de prevenir las infecciones y es fundamental secarse bien con una toalla tras la piscina o el mar para evitar la humedad en el oído.

7 Cistitis y hongos

Humedad, calor y aumento de la actividad física suponen una mezcla para la aparición de infecciones por hongos, que, presentes en entornos acuáticos, vestuarios y aseos públicos, multiplican la incidencia de este tipo de enfermedades.