athlete runner knee injury run

Cómo empezar correctamente en el running

Con las primeras semanas del año muchas personas han tomado la decisión de empezar a correr o practicar running. Un propósito muy saludable pero que no se debe tomar a la ligera ya que debemos marcarnos unos objetivos razonables y una rutina adecuada a nuestras posibilidades.

Los objetivos deben ser claros y realistas para poder alcanzarlos, ya que si son demasiado altos nos costará mantener la motivación ya que no veremos resultados rápidamente y pensaremos que no estamos progresando.

Debemos no tener prisa y empezar poco a poco ya que con el tiempo conseguiremos aumentar la duración y mejorar nuestros tiempos.

Veamos una serie de consejos para iniciarnos correctamente en el running:

1. Si nunca hemos salido a correr y nuestros músculos no están en forma, es aconsejable que comencemos montando en bicicleta para así mejorar las articulaciones y fortalecer las rodillas.

2. Una vez que hayamos mejorado nuestra forma física de base deberemos ir aumentando poco a poco las distancias. Al principio es preferible no acabar agotado y sentir que aun podríamos haber seguirdo un poco más. Es recomendable, además, que durante el primer mes alternemos la carrera continua con caminar.

3. Debemos encontrar un ritmo adecuado que podamos soportar. No debesmos ahogarnos a mitad de recorrido, sino que es preferible terminar lo propuesto aunque sea poco e ir aumentando las distancias progresivamente.

4. Siempre que terminemos un entrenamiento hemos de realizar estiramientos para evitar lesiones y molestias en los músculos.

5. Para seguir mejorando es recomendable aumentar la fuerza de las piernas en el gimnasio, para mejorar nuestro rendimiento y evitar lesiones. Sin embargo, no solo las piernas tienen un papel importante en el running, también hemos de tener en cuenta tonificar la parte lumbar, pelvis y brazos.

6. Es recomendable salir a correr en grupo ya que puede aportar efectos positivos a nivel psicológico. El grupo querrá ir aumentando objetivos y metas lo que nos mantendrá obligados y motivados a superarlas.

7. Debemos escuchar a nuestro cuerpo. Al principio es normal sentir alguna incomodidad al correr, pero otra cosa muy diferente es correr con dolor. Nunca debemos correr si alguna parte del cuerpo nos está doliendo. Es importante tener en cuenta que las rodillas no deben de dolernos ni antes ni después de correr.

8. La alimentación es un aspecto importante a tener en cuenta. Hemos de consumir frutas y verduras ya que están llenas de vitaminas y minerales. Es mejor comer nutrientes que calorías, es decir, consumir alimentos nutricionalmente densos que aporten tanto micronutrientes (vitaminas y minerales) como macronutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas) ya que el cuerpo lo necesita.