child-1850153_1920

¿Cómo prevenir la otitis en verano?

La otitis que aparece en verano está directamente relacionada con la humedad, el calor y el agua, tanto el de las piscinas como el agua de mar. Y es que la combinación agua-calor-humedad es el entorno idóneo para la aparición de bacterias u hongos que pueden afectar a la flora de la piel que recubre el conducto auditivo externo.

Los niños y adolescentes son los mayores afectados por las otitis en verano ya que ellos son los que pasan gran parte del tiempo metidos en el agua. Sin embargo, podemos afirmar que 3 de cada 10 españoles sufre otitis en verano.

Además de secarnos bien la humedad de los oídos tras el baño, debemos evitar que se acumule cera. Emplear tapones para la playa y la piscina son las mejores maneras de prevenir la otitis por esta causa. Es necesario elegirlos a medida para que se ajusten bien.

 En relación a los oídos, también se aconseja evitar los bastoncillos de oídos, ya que pueden provocarnos tapones. El oído tiene un sistema natural de limpieza que se ve afectado por el uso de bastoncillos.

Deberíamos elegir mínimamente bien dónde darnos un chapuzón, ya que bañarse en piscinas, playas o ríos en los que el agua esté muy sucia puede provocarnos una infección auditiva. Es importante observar el estado del agua antes de lanzarnos a nadar.

Continuando con el baño, otra medida de prevención es evitar lanzarse al agua de golpe siendo mejor entrar poco a poco, ya que si nos lanzamos de golpe tenemos más posibilidades de que nos entre agua en los oídos.

Hemos de beber mucho agua. La deshidratación puede provocar la aparición de acúfenos o ruidos en los oídos, por eso, es muy importante beber agua frecuentemente.

El aire acondicionado es otro enemigo de nuestros oídos, ya que reseca el ambiente y crea un clima frío que afecta a nuestros oídos. Debemos evitar las exposiciones prolongadas y directas.

Los cambios de presión también son los causantes de muchas molestias auditivas. Los cambios de presión durante los vuelos son causas frecuentes de la otitis y los problemas auditivos. Es recomendable evitar dormirse en el aterrizaje y el despegue. Podemos bostezar, mascar chicle o un caramelo para destaponar los oídos.

Finalmente, si notamos síntomas o molestias en los oídos hemos de acudir al médico. No debemos esperar, hay que acudir al médico para que una posible infección de oído no vaya a más.