hidratación

La importancia de la hidratación y nutrición en verano

La hidratación, el ingerir la cantidad adecuada de líquido diario, además de saciar la sed, regula el buen funcionamiento de las células, favorece el transporte de nutrientes, mejora la lubricación de las articulaciones y ayuda a mantener la temperatura corporal.

Cada individuo tiene unas necesidades de hidratación en función de la edad, el sexo, el metabolismo, el nivel de actividad física y las condiciones ambientales. Además, estas necesidades aumentan en ciertos grupos de población como los ancianos, los niños o los deportistas.

1 Es necesario beber antes de tener sed. Sólo con que el cuerpo pierda el 1% de líquidos aparece la sensación de sed; si esta pérdida es del 2%, se reduce el rendimiento y la resistencia y a partir del 5% se puede producir una aceleración del ritmo cardíaco, apatía, vómitos y espasmos musculares.

2 En verano es necesario acompañar los cambios del organismo con una alimentación acorde para adaptarse a las altas temperaturas. Y es que la sudoración, principal mecanismo de defensa que el cuerpo pone en marcha contra la elevación de la temperatura corporal, implica no sólo una pérdida de agua, sino que también se pierden sales minerales como sodio, potasio y magnesio fundamentales para un funcionamiento corporal equilibrado.

3 Se recomienda incluir el mayor número de bebidas posible para favorecer la ingesta total de líquidos. Además de agua, se recomienda consumir infusiones, refrescos, jugos y lácteos, entre otras. Esto puede ayudar a alcanzar la cantidad de líquido diaria necesaria.

4 La hidratación debe ser acompañada del consumo de verduras que aporten este requerimiento adicional de sales minerales y nutrientes. Las posibilidades de combinación de las distintas verduras para elaborar ensaladas son ilimitadas y se convierten en la mejor opción para un almuerzo rápido, fresco, nutritivo y liviano en los días de mucho calor.

5 Lo ideal es agregar a la dieta frutas jugosas como la sandía, el melón, la naranja o las uvas. En tiempos de calor la fruta es siempre el mejor postre, conteniendo, por ejemplo, el plátano importantes cantidades de potasio y siendo los cítricos una excelente fuente de magnesio.

6 En el caso de los deportistas es fundamental una correcta hidratación tanto antes como después del ejercicio. Durante el ejercicio físico puede desaparecer la sensación de sed, pero esto no significa que el organismo esté hidratado. La falta de líquidos puede aumentar la fatiga, disminuir el rendimiento, o provocar un golpe de calor

7 Las bebidas alcohólicas, aún de baja graduación, no son la mejor opción para lograr una buena hidratación. El alcohol tiene efecto diurético, razón por la cual aumenta la pérdida de agua por orina.

8 Hay que evitar los fritos en las dietas en días calurosos. Y es que los fritos o preparaciones muy grasas son de digestión muy lenta y pueden resultar pesados, especialmente en días de mucho calor. Lo mejor es evitarlos para lograr una digestión rápida y evadir malestares.

belly 2354

Pierde peso antes de verano con la Lipodieta personalizada de VALENCLINIC

Durante las fiestas navideñas, los primeros meses fríos del año… todos hemos comido más de la cuenta o hemos ingerido alimentos poco saludables que nos hacen engordar. Y, al pesarnos, el resultado es que hemos ganado algún kilo.

Si también es tu caso, no te pongas nervioso ni te obsesiones con el peso. Desde VALENCLINIC queremos ayudarte a cumplir con el propósito y empezar una dieta sana que te lleve a verte bien los meses de verano.

Con el método Lipodieta bajo la supervisión de la Dra. Caffarena de VALENCLINIC conseguirás bajar peso de forma rápida, sana y bajo estricto control médico. Con este método no pasarás hambre ni ansiedad mientras realizas el tratamiento, ya que no sustituyes comidas. Todo son beneficios:

- Adelgaza en 21 días

- Pierde hasta 3 tallas

- Programa individual y personalizado

- Bajo estricto control médico a cargo de la Dra. Caffarena

- Mejora la celulitis y la grasa localizada

- Sin pasar hambre ni ansiedad

- Sin sustituir comidas

- Sin efecto rebote

Como cualquier dieta equilibrada deberemos acompañarla de algo de ejercicio que hará que nuestra dieta sea mucho más efectiva. Recuerda que el método Lipodieta es un tratamiento médico que debe estar supervisado estrictamente por un profesional médico.

Llámanos para concertar una cita 962066309 / 962066381.

Más información: http://valenclinic.es/promocion-estetica-iii/

Navidad

12 consejos para celebrar las Navidades sin kilos extras

La Navidad es una época muy difícil para mantener nuestro peso ideal. Las comilonas se multiplican y es complicado no caer en la tentación. Lograr mantener nuestro peso entre tanto exceso no es fácil, pero hay diversas precauciones que podemos tomar para no acabar con más peso que de costumbre, sin la necesidad de renunciar a los principales banquetes. Desde VALENCLINIC os damos unos sencillos consejos para ayudaros:

1. Empezar el día haciendo ejercicio
Hacer ejercicio nada más levantarnos no sólo nos ayuda a reducir el sedentarismo. Según estudios publicados, reduce nuestro apetito el resto del día. Basta con 45 minutos de ejercicio matutino para que nuestra inclinación por la comida disminuya.

2. Pesarnos 2 veces a la semana
Uno de los problemas de la Navidad es que solemos descontrolarnos, pasando por alto nuestros hábitos alimenticios, y renunciamos a saber cuánto peso estamos ganando hasta después de Reyes. Lo mejor para evitarlo es pesarse un par de veces por semana, con el objetivo de asegurarnos de que nuestro peso no se está descontrolando.

3. No picar entre horas
Durante estas fechas es importante saber decir que no a ciertas tentaciones. Si quieres comer desahogadamente en las fiestas, lo mejor es evitar atracciones como bombones o el roscón de Reyes sobrante. Mejor guardar fuerzas para las comidas realmente importantes.

4. Evitar ir a los banquetes en ayunas
Una de las prácticas más habituales de las personas que tratan de no ganar peso durante la Navidad consiste en reservarse para las cenas o comidas, comiendo lo mínimo el resto del día. No es una buena idea. Si llegas a la cena de Nochebuena con un hambre espantoso lo más probable es que acabes comiendo mucho más de lo que deberías. Y es que es muy fácil perder el control frente a una mesa repleta de manjares.

5. Apostar por las verduras y platos al horno
Si te toca ser el anfitrión de una cena o comida de Navidad tienes una parte positiva, y es que puedes escoger el menú. No todos los banquetes navideños tienen que ser hipercalóricos. Lo importante es deshacerse de la mentalidad de que las comidas de Navidad tienen que ser a la fuerza muy abundantes. Es mejor plantearse antes de empezar cuál va a ser el menú y seleccionar qué no queremos perdernos. Una vez en la mesa, lo mejor es centrarse en el plato que más nos gusta, tomando menos del resto siendo muy cuidadosos con los entrantes y los postres.

6. Sí al marisco
Muchas de las comidas que realizamos en estas fechas están basadas en el marisco. Estos alimentos bajos en calorías son de gran ayuda para poder disfrutar de los banquetes sin tener que aumentar necesariamente de talla. Sería ideal que nuestras comidas pueden constar de un primer plato de marisco, ayudando a llevar una dieta saludable y deliciosa.

7. El pavo como mejor aliado
El segundo plato suele ser uno de los que más calorías contiene, por este motivo te recomendamos que te alejes de los fritos, rebozados o empanados.
Igualmente, no hay que abusar de la carne de cerdo o de cordero. Puedes cambiar estas carnes por el pavo, que contiene menos calorías y menos grasas.

8. Cuidado con los postres
Uno de los grandes problemas de las comidas navideñas se nos presenta a la hora del postre. Ese momento en el que la mesa se llena de turrones, barquillos, mazapanes, polvorones y todo tipo de dulces. Una opción es consumir turrones light, sin azúcar. Aunque en estos productos light la sacarosa o el azúcar blanco está sustituida por la fructosa, ésta es prácticamente igual de calórica aunque, al menos, es más alimenticia. Respecto a los dulces navideños, lo mejor es evitarlos por completo.

9. Comer despacio
No es ningún secreto: comer rápido, además de ser poco saludable, nos lleva a comer más. En las cenas y comidas navideñas se suele comer especialmente rápido, pues hay mucha comida, y los platos se suceden muy rápidamente. Concentrarse en comer despacio es la mejor manera de controlar lo que comemos y evitar empachos.

10. Atención a lo que bebemos
La bebida es uno de los grandes peligros de estas fiestas. El alcohol es la mayor fuente de calorías, pero también son peligrosos los refrescos, cuyo consumo se dispara en navidades. Evitar el consumo de alcohol por completo es difícil, pero si no quieres engordar lo mejor es que tengas cuidado. Y ante todo no olvidemos el agua. Se puede disfrutar de las comidas bebiendo agua y reservar el champán o el cava para el brindis.

11. Renunciar a la comida sobrante
En Navidad siempre sobra comida que se reparte después para que todos los familiares puedan repetir al día siguiente. Si no quieres ganar peso lo mejor es que no entres en el reparto. Si sobra mucho lo más probable es que vuelvas a tener una comilona al día siguiente, y eso es precisamente lo que debemos evitar.

12. Compensar los excesos
No es necesario renunciar a las grandes comidas navideñas para mantener nuestro peso, pero es necesario compensar éstas con una dieta ajustada en los días sin eventos. Lo ideal es apostar por las verduras, las ensaladas y la carne y el pescado a la plancha. Si eres estricto, aunque abras la mano en las grandes comidas, no sólo mantendrás tu peso, quizás incluso logres perder unos kilos.

aceite_oliva

8 importantes beneficios del aceite de oliva

BLOG. El aceite de oliva virgen es un producto muy utilizado en la gastronomía por su sabor y por las múltiples propiedades que tiene para la salud. Ha sido fuente de investigación durante muchos años y actualmente se le atribuyen muchas bondades para la salud:

1. Disminuye la presión arterial. Sólo 3 cucharadas diarias de aceite de oliva pueden ayudar a disminuir los niveles altos de presión arterial. Según varios estudios, las grasas saludables del aceite de oliva pueden ayudar a reducir la presión arterial diastólica y sistólica.

2. Regula el colesterol. El aceite de oliva también es un buen aliado para regular el colesterol y eliminar los excesos de colesterol malo. Las grasas monoinsaturadas aumentan los niveles de colesterol bueno y estimulan la eliminación de colesterol.

3. Tiene propiedades anti cancerígenas. Este importante efecto podría estar relacionado con su alto contenido de ácido oleico, que es el ácido graso predominante en este alimento. Además, el aceite de oliva contiene antioxidantes, flavonoides, polifenoles y escualeno.

4. Aliado contra la diabetes. Cualquier dieta mediterránea que incluye aceite de oliva es capaz de reducir los casos de diabetes tipo II hasta en un 50%. Esto se debe a que el aceite de oliva contiene grasas saludables que podrían ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre y la producción de insulina.

5. Fortalece el sistema inmunológico, ya que el aceite de oliva es rico en antioxidantes y en otros nutrientes esenciales que ayudan a combatir los virus, bacterias y microorganismos que pueden provocar enfermedades comunes y crónicas.

6. Ayuda a perder peso, ya que aporta sensación de saciedad y contiene grasas saludables que estimulan la pérdida de peso. Aunque se recomienda consumir con moderación, ya que puede tener un efecto laxante.

7. Alivia los dolores. Por sus contenidos de oleocantal, el aceite de oliva tiene una acción antiinflamatoria que ayuda a reducir dolores asociados con las articulaciones y músculos.

8. Podría prevenir el deterioro mental gracias a sus altos contenidos de grasas saludables monoinsaturadas.

desayuno_perder_peso

5 reglas fundamentales del desayuno que nunca debes olvidar si quieres perder peso

BLOG. De un tiempo a esta parte ha avanzado muchísimo el estudio de la nutrición y, gracias a una investigación verdaderamente científica, parece que están cambiando muchos de los paradigmas que hasta hace poco dábamos por ciertos. Pero hay algo que no ha cambiado desde mediados del siglo pasado: todos los nutricionistas siguen pensando que el desayuno debe ser la comida más importante del día. La primera ingesta del día determina durante el resto del día la eficiencia del organismo para quemar las grasas de los alimentos consumidos en la comida y la cena.

Sí, debemos desayunar bastante, ¿pero el qué?

Pero si bien todos los científicos siguen pensando que el desayuno es la comida más importante, están cambiando las pautas sobre lo que debemos ingerir. Tradicionalmente los nutricionistas habían insistido en la importancia de tomar un desayuno rico en vitaminas y carbohidratos, que nos permita afrontar con fuerza la jornada, pero hoy hay estudios que aseguran que también podemos desayunar bacón y huevos, en vez de tomar cereales, y se siguen discutiendo las bondades de empezar el día con una taza de café.

Pero ¿cuáles son las normas básicas de un buen desayuno? Te propongo 5  reglas que nunca debes saltarte en tu desayuno:

1. Toma al menos 8 gramos de fibra

Si queremos que el desayuno nos ayude a perder peso (o a no ganarlo) tenemos que lograr que este nos deje saciados hasta la hora de la comida y para ello es importante priorizar la ingesta de alimentos ricos en fibra, que se digieren más lentamente. Debemos evitar la ingesta de cualquier carbohidrato refinado. Si tomamos cereales, que sean de grano entero, aunque, si queremos perder peso de verdad, podemos prescindir de estos y obtener la fibra necesaria a través de la fruta.

2. Toma el desayuno una hora después de levantarte

La clave no reside en eliminar el desayuno, sino en retrasarlo: “Todo el mundo tiene que ‘deshacer el ayuno’ comiendo, pero la clave está en moverse por la mañana, retrasando la primera comida”.

3. Come más proteínas y menos azúcar

A principios de año conocimos un borrador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que se sometía a consulta pública unas nuevas recomendaciones dietéticas para reducir la ingesta de azúcares añadidos a un 5% o menos del total de energía (la mitad de lo recomendado hasta ahora). De aprobarse estas nuevas recomendaciones no deberíamos tomar más de 5 cucharillas de azúcar al día o, lo que es lo mismo, 25 gramos.

Muchas personas comienzan el día desayunando dulces o bollería industrial que, por sí mismas, superan estas recomendaciones. No hay ninguna necesidad de tomar azúcares en el desayuno (más allá del poco que necesitas para endulzar tu café), pues contienen muchísimas calorías y son poco saciantes. Lo mejor para desayunar son las proteínas, en forma de huevos o carnes poco calóricas (como el jamón cocido), que nos permitirán estar llenos hasta que llegue la comida.

4. No te pases con las raciones

El desayuno tiene que ser copioso para que no tengamos hambre el resto de la mañana (y tampoco lleguemos a la comida con ganas de comernos un jabalí), pero tampoco hay que pasarse. Si queremos adelgazar, tampoco podemos desayunar como si no hubiera mañana, en total debemos consumir en torno a 350 calorías. Esto, por ejemplo, es lo que contiene un café con leche, dos huevos revueltos y 75 gramos de jamón york. Tampoco está mal.

5. Nunca te saltes el desayuno

Aunque parezca tener cierta lógica (si me salto una comida, no engordare las calorías que me aporta) pasar hambre es lo peor que se puede hacer si se quiere perder peso. Para llevar una dieta saludable, y mantener un peso correcto a lo largo del tiempo, tenemos que quedar saciados y no pasarlo mal. Comer por la mañana nos ayuda a tener energía, quemar más calorías a lo largo del día y no caer en tentaciones peligrosas de media mañana.

Autora: DRA. ANA CAFFARENA

Especialista en Medicina Estetica y Técnicas Antiaging.

Dietas Personalizadas.

Microbiologa Clinica.

 

merienda_niños

Mamá, ¿otra vez la misma merienda?

BLOG. La vuelta al colegio es sinónimo de prisas y preocupación para muchas madres y padres. Tenerlo todo bajo control es una tarea complicada que muchas veces provoca que se olviden cuidar cuestiones tan importantes para la salud de los más pequeños como es la merienda diaria.

Intentar que sean meriendas saludables dándoles un toque original para que resulten atractivas a la par que evitar recursos fáciles y nada beneficiosos como la bollería industrial no es tarea fácil.

Y es que una merienda saludable debe brindar al niño la energía necesaria para continuar con sus actividades cotidianas como el estudio, el deporte y el juego. Para ello, una merienda óptima deber incluir lácteos (leche, yogur o queso), carbohidratos (pan, galletas, barritas de cereales), fruta o zumos naturales. Es importante también incorporar en algunas ocasiones alimentos ricos en proteínas como huevos, jamón o frutos secos.

Desde Valenclinic os proponemos 7 meriendas que reúnan todas las necesidades para los más pequeños (niños a partir de 15 meses) ayudando a crear un gusto por lo saludable desde edades tempranas:

1. Un plátano en trocitos y unos cuantos tacos de queso suave junto con un zumo de naranja natural.

2. Un vaso de leche con Cola Cao acompañado por una tostada con mermelada de frutas o con aceite de oliva.

3. Un sándwich de queso con mermelada de frutas acompañado de un yogur natural.

4. Un vaso de leche acompañado con un trozo de repostería hecha en casa.

5. Un batido de frutas con leche o yogur sin azúcar acompañado con galletas.

6. Varias lonchas de pavo junto con un croissant y un zumo natural.

7. Una rebanada de pan con aceite de oliva y una loncha de jamón serrano acompañado de un yogur natural.

También es importante que los niños merienden de una sola vez y que no lo espacien en varias veces.

Además de la merienda para los niños, desde Valenclinic tampoco debemos olvidarnos de los adultos, ya que la merienda es ideal para todos nosotros para no llegar con un hambre atroz a la hora de la cena y para compensar las carencias nutricionales que se arrastran durante el día. Y es que en los adultos es muy habitual que no se consuman las dos o tres porciones de fruta o las dos o cuatro raciones de lácteos recomendadas. Y la merienda puede ser la solución ideal si no se ha consumido esa ración de fruta o lácteos recomendada.

tentaciones_gastronomicas

Tentaciones que debemos evitar para mantener el colesterol a raya

BLOG. El verano significa, para muchos, las vacaciones más extensas del año. Largas temporadas en las que es fácil descuidar la dieta y las conductas alimentarias sanas. La Dra. Joaquina Belchi Navarro, máximo responsable de la especialidad de Cardiología, una de las áreas de referencia de VALENCLINIC, nos advierte que el colesterol suele verse claramente afectado debido a estos 5 malos hábitos alimenticios que todos tenemos en vacaciones:

1. Los desayunos de buffet libre. Los huevos fritos, el bacon, las lonchas de embutido, los cruasanes y demás bollería… el buffet libre del desayuno de los hoteles resulta una tentación difícil de resistir. Pero empezar el día con un desayuno hipercalórico, cargado de grasa y de colesterol, es una oferta que hay que rechazar como norma.

Hay mejores opciones como el jamón ibérico, el queso fresco, los cereales, los yogures, y el gran surtido de frutas frescas de temporada e infusiones.

2. Las barbacoas. Chorizo, chistorra, panceta, morcillas, salchichas y costillas de cordero son alimentos protagonistas de las barbacoas veraniegas. La abundancia en grasa saturada y colesterol de todos ellos, y su condición de empeorar las cifras ya elevadas de colesterol plasmático, obligan a pensar en asar otro tipo de alimentos a la parrilla.

Los muslos de pollo sin piel, las pechugas de pollo o tacos de conejo o los lomos de bonito son una alternativa sana para el colesterol.

 3. Comidas improvisadas en la piscina, en la playa o en el campo. Los bocadillos con embutidos, patés y quesos, las pizzas con queso o las ensaladillas con abundante mayonesa y salsas son otros enemigos de la dieta de quienes tienen el colesterol alto.

4. Los helados. El paseo por la playa o el postre de la comida, a menudo, son momentos reservados para disfrutar de un dulce helado. Si contienen nata no son los más indicados, porque suman una buena dosis de calorías a diario, además de grasas saturadas y colesterol propios de este producto. Un té helado, una horchata bien fría, un granizado o un sorbete sin alcohol son opciones igual de refrescantes y más sanas.

 5. El café. En vacaciones, la sensación de no tener prisa por acostarse ni por levantarse lleva a que los aficionados al café tomen más cantidad de lo conveniente, con 2, 3 o más tazas diarias de café o equivalentes en bebidas con cafeína. Beber café, y más aún abusar de él, es un inconveniente si se toman medicamentos para reducir el colesterol.

Desde VALENCLINIC os animamos a que, de la misma manera que cuando se trabaja, también en vacaciones conviene planificar las comidas y cenas. Las improvisadas serán una excepción y no la costumbre que impere varios días por semana.

desayuno

¿Hacemos los españoles un desayuno completo y equilibrado?

BLOG. El desayuno es la comida más importante del día. Desde VALENCLINIC te aconsejamos tomar un buen desayuno ya que te aportará importantes beneficios como:

1)   Perder peso.

2)   Controlar la diabetes. 

3)   Evitar posibles problemas cardiovasculares.

Sin embargo, solo un 10% de españoles toma un desayuno completo de acuerdo con los patrones de una dieta equilibrada. Los últimos datos estadísticos de 2014 revelan que 7 de cada 10 españoles consideran que se alimentan adecuadamente, pero no hacen las 5 comidas.

El desayuno debe incluir 3 grupos de alimentos: un lácteo (un vaso de leche, un yogur, etc.), cereales (panecillo, tostadas, cereales integrales, etc.) y una pieza de fruta o zumo natural. En este sentido. Además, el 44% de los que desayunan no toman nada a media mañana y, por lo tanto, no ingieren ningún alimento durante unas 6 horas.

Cuando no desayunamos nuestros niveles de glucosa bajan y esto obliga a nuestro cuerpo a quemar otras reservas de energía. No aportar la glucosa necesaria, puede hacernos caer en el llamado “bajón” de la tarde. El cerebro detecta un estado de hipoglucemia que nos despierta una gran necesidad de tomar azúcares por la tarde o antes de ir a dormir. Algo no muy aconsejable porque el organismo no dispone del tiempo suficiente para quemar las calorías que aporta el azúcar. Por lo tanto, esa energía se convierte en grasa.

Es un error muy común pensar que saltarse el desayuno ayuda a adelgazar. En VALENCLINIC debemos informaros que si los azúcares se toman (con moderación) por la mañana, aportan energía al cuerpo y ésta se consume a lo largo del día. Mientras nuestro cuerpo está haciendo algún esfuerzo, ya sea físico o psíquico, nuestro organismo está nutriéndose de esa energía que será empleada como combustible.

Y si añadimos que por la noche es aconsejable no cenar mucho, y que permanecemos entre 8-10 horas sin tener nada en el estómago desde que nos acostamos hasta que nos levantamos, encontramos otra razón por la que el desayuno es muy importante.

Además de nuestros malos hábitos en el desayuno, los españoles nos saltamos principalmente la ingesta de media mañana y la merienda. Un 48% de los que no toman nada a media mañana afirma que no lo hace porque no tiene el hábito, un 35% porque no tiene hambre y un 16% porque no tiene tiempo.

En relación a la merienda, las excusas se repiten: un 52% declara que no merienda porque no tiene la costumbre de hacerlo y un 39% porque no tiene hambre. Solo el 30% realiza las cinco comidas recomendadas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Uno de cada seis se salta una de las tres comidas principales.